La madre de Diana Quer, Diana Pinel, ha pedido este sábado a los políticos que no deroguen la prisión permanente revisable, una medida que no es "una ley de venganza", sino "para la seguridad de todos los españoles" que evita que los criminales estén en la calle cuando pueden seguir siendo "un peligro para la sociedad".

Diana Pinel ha asistido a una concentración celebrada en la Puerta del Sol de Madrid convocada a través de las redes sociales en la que se han recogido firmas en contra de la derogación de esta medida, que ha contado con la asistencia del vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado.

En una pequeña carpa y minutos después de que la cola de la manifestación de los pensionistas dejara la plaza madrileña, decenas de personas han firmado en contra de su derogación.

La madre de la joven asesinada en agosto de 2016 ha asistido junto con su hija y ha explicado que ha querido estar en el acto a raíz de lo ocurrido esta semana en el Congreso, cuando se ha dado luz verde a continuar con el proceso de derogación de la medida.

"Creo que es una ley que no se debe derogar, que no solamente es preventiva sino que es necesaria", ha dicho Diana Pinel, que ha prometido que su lucha seguirá adelante para que siga en vigor.

"No deroguen en caliente"

Al igual que ya hizo su exmarido en el Congreso esta semana, la madre de la joven ha pedido a los políticos de la oposición que pretenden dejarla sin efecto que "no deroguen en caliente".

"¿Cuántas más muertes en frío para que no se derogue en caliente?", se ha preguntado la madre de la joven asesinada, y ha destacado que no tiene "ningún afán de venganza" y que muchos familiares de víctimas que forman parte de la plataforma que pide la continuidad de la prisión permanente no se van a beneficiar porque son casos que pasaron hace muchos años.

Para Diana Pinel esta es una ley necesaria "para cuidar a toda la ciudadanía española, no solamente a los niños, que son los mas débiles y los que necesitan más protección, sino también a mujeres y hombres que han tenido que vivir situaciones muy dramáticas y que han terminado asesinados".

También ha mencionado al asesino confeso de su hija, José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle.

"Hace dos meses hoy justamente —ha dicho— enterramos a Diana. Hace tres meses el Chicle estaba metiendo a una chica en su maletero para llevársela casi seguro al mismo sitio en que estaba mi hija metida desde hacia 500 días, lastrada a nueve metros de profundidad en un pozo. Por favor, no podemos dejar a esta gente en la calle sin la seguridad de que no sean un peligro para la sociedad".

También ha hablado a los periodistas la hermana de Diana Quer, Valeria, quien ha destacado que han salido a la calle "a explicar que lo que ha pasado es una injusticia".

"Que un hombre que haya matado a mi hermana en siete años esté fuera y que mi hermana no vaya a volver nunca es una injusticia y queremos que la gente se conciencie, nos ayude, tengamos su apoyo y no se derogue la ley", ha opinado.

El acto ha contado con la asistencia del popular Casado, para quien "el mensaje de hoy (este sábado) es de concordia". "Una sociedad necesita defenderse ante los crímenes más espeluznantes, hacerlo sin ira y sin rencor pero con eficacia", ha indicado Casado, que ha remarcado que la ley es "plenamente constitucional" y está vigente en la mayoría de los países europeos.

Ha pedido a la oposición que "recapacite" porque "la mayoría de la sociedad está a favor de esta medida" y "estos criminales suelen reincidir".
Lo ocurrido esta semana en el Congreso, ha dicho, fue un "espectáculo bochornoso" por parte de la oposición que supuso "una humillación para las víctimas y para toda la sociedad española".