El presidente del TSXG, Miguel Ángel Cadenas, en una entrevista
El presidente del TSXG, Miguel Ángel Cadenas, en una entrevista EUROPA PRESS - Archivo

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 (EUROPA PRESS)

El presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), Miguel Ángel Cadenas, entiende que endurecer los castigos judiciales no acabaría con los fuegos forestales que, cada año, azotan Galicia. De hecho, cree que el delito incendiario, que no ve equiparable al de terrorismo porque, "desde la perspectiva jurídica" son "distintos", está "suficientemente penado".

"Creo que el delito incendiario está penado y lo suficientemente penado", ha sentenciado el presidente del alto tribunal gallego, en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha argumentado que él ve "coherencia y proporcionalidad entre el hecho en sí y la pena, que el legislador agrava cuando se pone en riesgo la vida de las personas".

Frente a la tesis asumida por el Gobierno gallego y de forma muy significativa por su titular, Alberto Núñez Feijóo, quien llegó a defender que se reformase el Código Penal para "asimilar" el castigo de los incendiarios al de los delitos terroristas, Cadenas entiende que endurecer las penas "no" solucionaría el problema y pone el foco en otras cuestiones, como las "dificultades" para investigar.

A su juicio, las "dificultades" de investigación del fenómeno incendiario derivan de "la propia dinámica de los incendios", ya que se prende "en horas nocturnas" y, en ocasiones, el propio fuego "destruye los elementos probatorios". "Creo que es más un problema de educación y prevención, y por último de punición. Y en cuanto a la pena en sí, creo que está suficientemente penado", ha insistido.

Con el informe de Fiscalía posterior a los incendios de octubre casi listo y después de que el fiscal de Medio Ambiente, Álvaro García Ortiz, constatase la ausencia de evidencia de tramas, Cadenas tampoco contempla asumir el planteamiento de equiparar el delito incendiario con el de terrorismo, ya que, "cualitativamente, desde la perspectiva jurídica, son distintos".

CARGA DE TRABAJO

Durante la entrevista, Cadenas ha reflexionado sobre la huelga indefinida de la justicia. A la espera de lo que ocurra el lunes, entiende que la "tutela judicial efectiva" está "sufriendo" y urge a solucionar un conflicto que se prolonga ya más de un mes y empeora la situación de un sistema judicial ya de por sí "saturado".

Preguntado acerca de si dotar de más competencias a Galicia en materia judicial ayudaría a desatascar, ha replicado que el Poder Judicial "es único". "Lo que sí ayudaría", a su modo de ver, son otras cuestiones como "fijar bien la planta judicial en función de una organización territorial y competencial adecuada".

"En ese contexto, se plantean cuestiones diferentes como la de fijar la carga de trabajo adecuada de los jueces y ver qué sucede con la nueva oficina judicial", ha reflexionado, preocupado por las "demoras" que pueda haber en las causas judiciales.

Preguntado por casos de especial relevancia como el del accidente del Alvia en Angrois, con 80 muertos y aún en fase de instrucción cinco años después, el presidente del TSXG entiende que "todas las demoras y retrasos en el enjuiciamiento tienen un punto de injusticia".

Eso sí, apela a preguntarse "cuáles son las razones de esas demoras y si son evitables". "En algunas instrucciones hay que ver qué se está haciendo y si es imprescindible para cumplir la función que tienen legalmente: una instrucción es, al fin y al cabo, una investigación, sirve para saber qué ha ocurrido, si tiene visos penales y quiénes son sus responsables", ha advertido.

"ERRORES GRUESOS"

Aunque no ha ejemplificado con casos concretos, Cadenas sí ha remarcado que las demoras, al igual que "una instrucción deficiente", tienen un "coste". "Quiero poner de relieve la importancia y lo delicado de la instrucción penal. Los errores gruesos jurídicos pueden propiciar que el enjuiciamiento quede viciado", ha advertido.

Pero, ¿deben ser sancionados los jueces que, de forma reiterada, cometan errores de instrucción? "Depende del error del que estemos hablando. A veces son, entre comillas, sutilezas. Otras veces son errores groseros", ha abogado por diferenciar el presidente del TSXG.

"Los errores groseros son los que no se le pueden permitir a ningún profesional, especialmente a los jueces, porque trabajamos con material enormemente sensible. Los jueces debemos ser especialistas en lo que hacemos", ha abundado.

Preguntado acerca del papel en la profesión de magistrados con notoriedad pública, como puede ser el caso de José Antonio Vázquez Taín o Pilar de Lara, y el concepto de 'juez estrella', Cadenas prefiere dejar al margen nombres y, como reflexión general, también aboga por establecer diferencias.

"Hay jueces a los que la popularidad les viene dada por su trabajo, ellos no lo controlan. Y jueces que buscan esa popularidad, a veces naturalmente y otras, artificialmente. Yo me quedo con los jueces que hacen su trabajo y, si su nombre aparece aparece a nivel público, es a pesar de su propia discreción", ha aseverado.

PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE Y LOS DEBATES SOCIALES

En la entrevista con Europa Press, el presidente del TSXG también ha reflexionado acerca de cómo influyen los debates que se pueden dar en la sociedad a la hora de legislar, en un escenario marcado por el asesinato de Gabriel Cruz. Pero antes casos como el de Diana Quer situaron en el foco la prisión permanente revisable.

Cadenas ha rechazado pronunciarse acerca de si está a favor de mantener la prisión permanente revisable o si cree que debería reformarse, al tiempo que ha recordado que se presentó contra la misma un recurso sobre el que aún debe fallar el Tribunal Constitucional. "Quiero hacer hincapié en que hasta que el TC se pronuncie, los jueces estamos aplicando la pena porque, en definitiva, es un principio de legalidad. Lo lógico es esperar a que resuelva el TC", ha aseverado.

En todo caso, como principio general y aunque, a su modo de ver, los debates jurídicos "deben reflejar de alguna manera" el sentir social previo, ha defendido que los debates sociales "no deben condicionar o guiar ciegamente" a quienes se encargan de la legislación. A su juicio, hay debates sociales que, "en muchos casos son coyunturales", y que dotan al debate jurídico "de unas dosis, a veces, de excesiva pasión".

Preguntado sobre los castigos por narcotráfico, ha replicado que no considera que, en el momento actual, haya "una sensibilidad especial en cuanto a exigir una mayor penalización de las conductas", con independencia de que "en casos puntuales se podría considerar".

En todo caso, ha incidido en que los delitos contra la salud pública son muy variados y con diferente calado -"no es lo mismo un pequeño consumidor que un traficante"-, de ahí a que deba permitirse "una cierta discrecionalidad" al juez a la hora de fijar la pena.

FARIÑA Y MEIRÁS

Acerca de si la vía judicial es una opción para incorporar al patrimonio público el Pazo de Meirás, ha replicado que es un caso que "no está judicializado" por lo que él no se pronuncia. "Es una cuestión que, si se presenta tendrá el contenido judicial que corresponda, no puedo aventurar nada", ha afirmado.

Por último, sobre la libertad de expresión y el secuestro del libro 'Fariña', ha incidido en que, "cuando está en juego un derecho fundamental, el problema son los límites". "Ningún derecho fundamental es absoluto, hay que ver la ponderación y solo se puede hacer caso a caso, no sirve el abstracto", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.