No obstante, los trabajos para hacerla realidad se han venido realizando durante meses bajo la dirección de los artistas Ramón Figueroa y Julio de Dios. Desde el pasado noviembre, ambos han esculpido un olivo de cinco metros de tamaño coronado por un búho de grandes proporciones en una estampa típica de la campiña jiennense, a cuyas gentes también quiere homenajear el diseño.

"Abajo aparecen varios políticos vareando el olivo", ha añadido a Europa Press la alcaldesa, María del Mar Dávila, quien ha animado a acercase a Mancha Real para disfrutar de esta cita y del programa que se ha preparado a su alrededor.

La programación comenzó el 10 de marzo con el pregón, a cargo de José Cobo, y al día siguiente, tuvo lugar la Carrera Urbana de San José con en torno a millar de participantes. Ya el pasado miércoles se produjo la plantá de la falla en el recinto ferial, donde se puede admirar hasta su quema.

Pasacalles, concursos de dibujos, actuaciones musicales y de baile así como un campeonato kárate y degustación de una paella son otras de las propuestas previstas durante este fin de semana. El momento álgido de esta celebración llegará a las 20,00 horas del domingo con la quema de la falla en el recinto ferial.

El Ayuntamiento vuelve a organizarla de forma íntegra después de que ya lo hiciera en 2017 ante la situación en la Asociación Cultural San José. Este colectivo había organizado las ediciones anteriores en honor al Patrón de los Carpinteros, un sector, el de la madera, que, junto al olivar, es uno de los motores económicos de Mancha Real.

Consulta aquí más noticias de Jaén.