Comisión Europea
Banderas de la Unión Europea (UE) ondeando en la sede de la Comisión Europea en Bruselas. OLIVIER HOSLET / EFE

La Comisión Europea ha propuesto crear una Autoridad Laboral Europea que se encargará, entre otras cuestiones, de apoyar la cooperación entre los organismos nacionales en casos concretos que afecten a varios países y de mediar en el caso de conflicto entre Estados miembros. Bruselas prevé que la Autoridad Laboral Europea esté operativa en 2019.

El Ejecutivo comunitario justifica la creación de la Autoridad Laboral Europea recordando que, a lo largo de la última década, el número de ciudadanos que se desplazan para vivir y trabajar en otro país de la UE casi se ha duplicado, hasta alcanzar las 17 millones  de personas en 2017. "Esta Autoridad es esencial para un mercado de trabajo europeo que funcione bien. Ayudará a los ciudadanos y a las empresas que hagan uso de la movilidad a encontrar información correcta y reforzará la cooperación entre los Estados miembros para cumplir unas normas justas y eficaces", considera la comisaria de Empleo y Asuntos Sociales, Marianne Thyssen.

En concreto, este organismo proporcionará información a los ciudadanos y la empresas sobre empleo, aprendizaje, regímenes de movilidad, contratación y formación. De la misma forma, proporcionará orientación sobre los derechos y obligaciones que conlleva vivir y trabajar en otro Estado miembro del bloque comunitario. En segundo lugar, apoyará la cooperación entre autoridades nacionales en situaciones transfronterizas para garantizar que las normas de la UE que regulan la movilidad "se siguen de manera fácil y eficaz".

La Autoridad Laboral Europa también podrá proporcionar mediación y facilitar soluciones en conflictos entre Estados miembros, como en reestructuraciones de empresas que impliquen a varios países. El organismo contará con un presupuesto anual aproximado de 50 millones de euros y 140 empleados. Serán los Estados miembros los encargados de decidir en el futuro dónde se situará la sede de esta nueva institución comunitaria, que dará sus primeros pasos en Bruselas de manera temporal.

Protección social para empleados y autónomos

Por otro lado, la Comisión Europea ha presentado un documento con recomendaciones sobre el acceso a la protección social de trabajadores por cuenta ajena y autónomos. Según sus cálculos, el 40% de las personas empleadas en la UE no trabajan a tiempo completo y con un contrato de duración determinada.

Bruselas subraya que estos trabajadores "no siempre tienen una buena cobertura de seguridad social y se ven privadas de un seguro de desempleo o del acceso a una pensión". Por tanto, el objetivo del texto es "orientar" a los Estados miembros para que apoyen el acceso a la protección social de estos trabajadores.

Algunas de estas recomendaciones son eliminar las carencias de cobertura formal garantizando que los trabajadores por cuenta ajena y propia en condiciones comparables puedan afiliarse a los sistemas de seguridad social correspondientes, ofrecer una cobertura adecuada y eficaz, facilitar la transferencia de derechos de seguridad social de un empleo a otro y proporcionar a los empleados y autónomos información transparente sobre sus derechos y obligaciones.