La huelga de empleados públicos de la justicia gallega ha obligado a suspender las declaraciones como testigos previstas para el próximo lunes en el caso que investiga el accidente del tren Alvia, ocurrido en Angrois hace casi cinco años y que acabó con la vida de 80 personas y dejó 144 heridos.

Los llamados para ese día eran dos cargos de Renfe y otros dos técnicos, uno de ellos de la unión temporal de empresas (UTE) que formaron Thales y Dimetronic (hoy Siemens) y el otro de Bombardier.

La primera fecha del nuevo calendario fijado por el juez Andrés Lago también tuvo que suspenderse debido al paro de funcionarios. Afectó a la comparecencia de un responsable de Adif, que era en calidad de investigado, y a la de un técnico de la UTE como testigo.

Sin embargo, esta pasada semana sí se celebraron las declaraciones de cuatro técnicos de Thales y Dimetronic. Dos de ellos ratificaron lo que en su día dijeron miembros de Ineco que también figuran como investigados en la causa: que Adif no encargó una evaluación del riesgo en el tramo que abarca la curva de A Grandeira.

Desde primera hora de este lunes estaba previsto que pasasen por los juzgados compostelanos un técnico de la UTE, otro de Bombardier, Francisco Minayo de la Cruz (director general de operaciones e ingeniería de Renfe) y Javier Nicolás Esteban (gerente de la dirección corporativa de seguridad en la circulación de Renfe).

Pero este viernes el juez ha comunicado a las partes a través de una providencia que las declaraciones deben ser suspendidas puesto que no se garantiza que se puedan grabar debido al paro de trabajadores.

THALES, DIMETRONIC, BOMBARDIER Y RENFE

Las empresas Thales y Dimetronic (Siemens) desplegaron los sistemas de control, mando y señalización en la línea Ourense-Santiago, donde se produjo el siniestro el 24 de julio de 2013. En consecuencia, y como es preceptivo, elaboraron un informe de seguridad y un registro de riesgos ('hazard log') de la tecnología instalada.

Estos documentos son los que analizó el evaluador independiente, Ineco, que mantiene a tres técnicos investigados en la causa y que en su declaración ante el juez pusieron de manifiesto que lo examinado no abarcaba la curva de A Grandeira (el nuevo enclavamiento de Santiago) porque Adif no lo encargó.

Por su parte, la compañía Bombardier suministraba el 'software' del 'ERTMS' embarcado, el que fue desconectado al detectarse algunas interferencias.

Mientras, el director general de operaciones e ingeniería de Renfe, Francisco Minayo de la Cruz, y el gerente de la dirección corporativa de seguridad en la circulación de Renfe, Javier Nicolás Esteban, están involucrados en relación con el envío de un correo electrónico por un jefe de maquinistas avisando sobre la peligrosidad de la curva.

PERITOS EN ABRIL

Para abril, Lago prevé tomar declaración en calidad de peritos, el día 9, a los expertos Ángel Luis Sanz Cubero y Pilar Calvo, que elaboraron informes sobre señalización y acerca del factor humano para el abogado del maquinista, que aquel día llegó a la curva de A Grandeira con un exceso de velocidad debido a que atendió una llamada telefónica del interventor.

A continuación, el 18 de febrero, los que deberían ratificar sus peritajes son el ingeniero Antonio Puyol y quien ejerce como directora técnica de Adif desde julio de 2016 Esther Mateo, cuyos documentos aportó el administrador ferroviario en las pasadas semanas para defender su actuación en la línea de Angrois en todo lo relativo al examen de los riesgos.

Está por ver qué sucede con estas declaraciones suspendidas, así como con la del segundo investigado de Adif (que se suma al que fuera director de seguridad en la circulación, Andrés Cortabitarte) y con la del otro técnico que no pudieron comparecer.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.