La decisión obedece a las peticiones formuladas en tal sentido por algunas de las empresas interesadas en la concesión durante la visita que realizaron hace unos días a las instalaciones, según explicó este viernes el concejal de Infraestructuras, José Alberto Díaz-Estébanez.

"A raíz de la visita organizada el martes pasado, algunos de los presentes nos pidieron la ampliación del plazo para disponer de más tiempo entre el análisis de las necesidades de la instalación y la presentación formal de la oferta", explicó el concejal en una nota.

Tras la extinción de la actual concesión, el grupo de gobierno ha incluido en los pliegos diversas mejoras a ejecutar en las instalaciones para incrementar la calidad del servicio que se presta, y que deberán ser asumidas por el concesionario.

Precisamente, el plazo de la concesión será de diez años y el canon mínimo que deberá satisfacer el adjudicatario será de 24.000 euros anuales (6.000 por trimestre).