El caos reinó este viernes en la estación de esquí de Gudauri, en Georgia, por el descontrol de un telesilla mientras transportaba personas, dejando al menos ocho heridos.

El aparato empezó a funcionar en dirección contraria y a una velocidad mayor a la habitual, haciendo que los pasajeros salieran disparados por los aires cuando llegaba a la parte baja.



El incidente duró más de dos minutos, según recogen medios locales, dejando al menos ocho heridos debido a lesiones y hematomas.

"Afortunadamente, no hay muertes, pero dos personas tienen heridas graves", dijo el ministro de Salud, David Sergeenko, entre ellos una mujer sueca embarazada que sufrió una lesión en la espalda, y un hombre ucraniano que se rompió el brazo y tiene una herida en la cabeza.

Fueron los propios esquiadores los que intentaron evitar daños mayores ya que gritaban a los pasajeros que saltaran.



El Ministerio de Interior del país anunció que se abrirá una investigación para esclarecer lo sucedido, añadiendo que el telesilla había pasado satisfactoriamente la última revisión el pasado mes de diciembre.