Coche de la Guardia Civil
Coche de la Guardia Civil EUROPA PRESS - Archivo

En concreto, una patrulla que estaba en el interior del casco urbano de Baena observó sobre las 11,45 horas del miércoles en una calle cómo un hombre y una mujer, jóvenes, con evidentes signos de nerviosismo se bajaban de un vehículo con un bebé en las manos al que intentaban hacerlo vomitar.

Rápidamente, los agentes se trasladaron al lugar y observaron que el bebé se encontraba con signos evidentes de asfixia, posiblemente por tener las vías respiratorias obstruidas, dado que tenía mucosidad en nariz y boca.

Uno de los guardias civiles le realizó los primeros auxilios al bebé, optando el agente al ver que no reaccionaba por trasladarlo en brazos urgentemente a un centro médico de Baena.

Durante el trayecto y al observar la gravedad del menor, el guardia civil optó por volver a practicarle las maniobras de reanimación, consiguiendo que expulsara lo que le impedía respirar.

Una vez trasladado al Centro de Salud, fue reconocido por personal facultativo que comprobó que el menor no presentaba ningún tipo de lesión.

Cabe destacar que tanto el personal sanitario como los padres del bebé han agradecido a los guardias civiles su intervención.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.