Según ha declarado en un comunicado, existen negocios de la calle Eucaliptus y de la calle Dragonera que "amanecen con los portales llenos de botellas, vómitos o incluso sangre de las peleas que hay por la noche".

"Este fin de semana se han roto 37 retrovisores de los vehículos y no se ha llevado a cabo ningún cambio", ha manifestado el regidor, quien exige que "el Ayuntamiento debe actuar firmemente, y de inmediato, para evitar que se siga destrozando el mobiliario", ha detallado.

Además, ha indicado que hay un banco de la zona que es "utilizado para hacer botellón o para mantener relaciones sexuales" y ha declarado que en el paseo de Paguera se han destrozado jardineras o se ha tirado mobiliario de las terrazas al mar.

Por todo ello, ha pedido una mayor presencia policial en la zona, y que se impongan "sanciones más contundentes a los responsables, muchos de ellos menores que no tienen edad para beber alcohol".