La comedia de las mentiras
Paco Tous y Pepón Nieto en 'La comedia de las mentiras'. JORGE PARÍS

¿Hay una causa más noble que la del amor? ¿Y si es la causante de un montón de mentiras y enredos? El Teatro La Latina acoge el estreno en Madrid (hasta el 6 de mayo) de La comedia de las mentiras, obra inspirada en textos de Plauto y escrita por Pep Anton Gómez y Sergi Pompermayer. En la pasada edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida fue la sensación: la vieron 33.000 espectadores.

"Fue un encargo del festival, así que tenía como condición que fuera teatro grecolatino y que fuera una comedia", explica el actor Pepón Nieto, que encarna al buen sirviente Calidoro, experto en el arte de la mentira. Le acompañan en el escenario María Barranco, en el papel de Cántara; Paco Tous como Degollus; José Troncoso como Tíndaro; Angy Fernández en el papel de Hipólita; Raúl Jiménez como Leónidas y Marta Guerras interpretando a Gimnasia.

La comedia de las mentiras es "muy rápida, un vodevil que no da tregua al espectador y cuyo único objetivo es hacer reír y que el público se lo pase bien durante dos horas, lo que parece una tontería pero es muy difícil de conseguir", hace ver Pepón Nieto.

Cuenta la historia de dos hermanos atenienses, Hipólita y Leónidas, que están enamorados de personas ingratas para el padre de ambos, un comerciante de vinos muy avaro. Los dos están al cuidado de Cántara, la tía solterona que lleva más de cuarenta años esperando a Filemón, su amor de juventud, quien un día salió a comprar higos y ya no volvió.

En medio de todo, Calidoro, esclavo para todo, que ha cuidado y ha visto crecer a los dos hermanos y ahora se ve obligado a ayudarles. ¿Cómo? Pues con mentiras, claro. "Calidoro ayuda a sus señores mintiendo, tapando una mentira con otra y, como a todo el mundo le viene bien, le dejan hacer", detalla Nieto.

Eso lleva a muchas situaciones enrevesadas y absurdas que provocan la carcajada. Y la risa, como pone de manifiesto María Barranco, "es una terapia, es sanadora, se queda una mucho más cómoda y relajada que con un sofocón". Pero no solo los espectadores viven esta función de forma intensa, a sus intérpretes les exige "mucha energía, estar muy arriba", reconoce Barranco.

FICHA: Hasta el 6 de mayo, en el Teatro La Latina (plaza de la Cebada, 2). De miércoles a domingo, consultar horarios. Entradas: desde 15 euros.