Santa Cruz del Islote
Imagen aérea de Santa Cruz del Islote. BBC

Santa Cruz del Islote es una diminuta isla situada frente al golfo de Morrosquillo, en el Departamento de Bolívar, Colombia. Su gran peculiaridad es que en ella viven más habitantes por metro cuadrado que en ninguna otra isla del mundo. Una concentración de población sin igual que la BBC ha mostrado recientemente a través de espectaculares imágenes aéreas.

Esta isla tiene una hectárea de extensión (10.000 m² de superficie) y en ella viven alrededor de 500 personas repartidas en 115 viviendas. Está situada en el archipiélago de San Bernardo, una zona protegida y célebre por su barrera de coral que hace de que sus aguas mezclen bellas tonalidades azules y verdes. El 60% de sus habitantes son niños y jóvenes menores de edad. Todos ellos van a la única escuela de la isla, en la que 12 maestros imparten las clases, y en el tiempo libre ayudan como voluntarios a mantener limpia la isla y el coral que les rodea.

Se trata de una isla fabricada por el hombre hace 150 años, sin agua corriente ni red eléctrica. Se compone de cuatro calles principales y 10 barrios. En ella no hay ni coches ni motos. Cada familia cuenta con un bote con el que a diario salen a pescar o eliminar basuras de sus aguas. También es el medio con el que trasladan a sus muertos al cementerio, situado en una isla cercana.

Muchos viven de la pesca submarina. Langostas, caracoles y pulpos son la base de la dieta de los isleños, cuya principal fuente de ingresos procede del turismo. Miles de personas vistan el lugar cada año y, aunque no existen las playas paradisíacas de otros archipiélagos, en este lugar sus habitantes se las han ingeniado para crear espacios atractivos para los visitantes, como dos piscinas naturales donde bucear con la fauna marina del lugar y bañarse con tortugas y tiburones.

Un generador de energía y dos estaciones solares son los medios por los que Santa Cruz del Islote se abastece de energía eléctrica, un bien escaso y que cada familia trata de no malgastar. Lo mismo ocurre con el agua potable, ya que la falta de lluvia hace a esta comunidad dependiente de un buque que se encarga de abastecer de agua a sus habitantes, convirtiendo en recurso natural en algo casi parecido al oro.