El detenido pasó a disposición del Juzgado número seis de Vigo, en funciones de guardia. La jueza ha decretado su traslado al Hospital Álvaro Cunqueiro para someterse a una evaluación psiquiátrica, según han confirmado fuentes policiales.

Según han informado fuentes policiales, el hombre perdió un avión como consecuencia del cambio horario (Portugal tiene una hora menos) y, al enterarse, inició una discusión que terminó con la agresión a los agentes.

Concretamente, sobre las 10,15 horas, el ciudadano se acercó a una de las compañías con las que tenía contratado un pasaje de Vigo a Israel, con escala en Madrid, donde le informaron de que había llegado tarde y el vuelo ya había salido.

Debido al "enfado", se enfrentó a las empleadas de la compañía aérea y empezó a "proferir gritos y movimientos de brazos bruscos", lo que originó que se pidiese la intervención de la Policía Nacional del servicio de aeropuerto, que "hablaron con el detenido".

El hombre "no atendió a razones" e insistía en que le solucionasen el problema de perder el avión, ante lo que le dijeron que "no era posible hacer nada, porque el motivo era que no llegó a la hora que salió", de manera que la única manera era "un nuevo billete".

Tras "muchos intentos para que entrase en razón", fue llevado a las instalaciones policiales para "evitar el estado agresivo que mostraba" y "evitar el vocerío que profería en la zona pública de la terminal de pasajeros".

FORCEJEÓ CON AGENTES

Cuando fue llevado a instalaciones policiales, "forcejeó" con los agentes y gritó que "no reconocía a los agentes ni a las leyes españolas", que "solo se rige por la ley Judea".

Después, cuando los agentes pensaron que se había "calmado" y le dejaron ir, el detenido, "nada más salir, tiró sus pertenencias al suelo y se fue directo a por uno de los agentes del servicio". Así, acabaron los dos en el suelo y se produjo un forcejeo, ante lo que tuvo que intervenir otro agente.

"Como no había manera de que se calmase, y no cesaban las agresiones a los agentes, para poder reducirlo, fueron precisas la ayuda de un vigilante de seguridad y un agente de la Guardia Civil, ambos del servicio del aeropuerto", explica. Como resultado del forcejeo, resultó lesionado un agente de la Policía Nacional con un esguince de rodilla.

En la comisaría de Vigo-Redondela, donde quedó detenido, siguió con la misma conducta que ya había mostrado con anterioridad. En la comprobación de datos, se certificó que no tenía nada pendiente con anterioridad en España.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.