El Plan de Vivienda del Ministerio de Fomento 2018-2021 destinará a Castilla y León fondos por importe de 77,9 millones de euros, un 20 por ciento respecto de los 62 millones del anterior, con lo que dicha estrategia dispondrá en la Comunidad de un montante global de 101,7 millones, tras sumar otros 24 millones procedentes de la Junta.

Las cifras globales del plan para toda España, con un presupuesto que pasa de 888 a 1.443 millones (+62%) y el reparto por comunidades, han sido expuestas este jueves en Madrid durante la Conferencia Sectorial de Vivienda, Urbanismo y Suelo convocada por el departamento de Íñigo de la Serna, con participación del consejero castellanoleonés del ramo, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha valorado la nueva estrategia en la materia como "altamente positiva" para Castilla y León pues contribuirá a luchar contra el fenómeno de la despoblación que padece la Comunidad.

Durante el encuentro, tal y como ha desvelado el consejero, se ha acordado además mantener el criterio de reparto de los fondos entre comunidades autónomas, tal y como ha defendido también Castilla y León "ya que en caso contrario ello implicaría un decremento en cualquier otra, con lo cual parece prudente mantener no modificarlos".

Suárez-Quiñones destaca que el nuevo plan ministerial, con cifras "históricas en vivienda", será una herramienta de vital importancia para Castilla y León por cuanto la misma no sólo refuerza las líneas ya existentes en alquiler y rehabilitación sino que plantea modificaciones que incrementan las ayudas e incluso incluye nuevas.

El consejero aludía así a todas aquellas ayudas que favorecen la población en el medio rural y contribuyen a luchar contra el fenómeno de la despoblación, "una reivindicación que se había formulado desde Castilla y León y que ha sido recogida en la elaboración del nuevo plan", en referencia a la inclusión de líneas dirigidas a la rehabilitación de pequeñas viviendas en el medio rural o aquellas especiales para personas mayores o con dificultades de movilidad.

"En definitiva, se incorporan ayudas para nosotros muy importantes en una Castilla y León eminentemente rural, con bastante despoblación e infinidad de núcleos dispersos", ha resumido el consejero de Fomento.

A ello ha sumado Suárez-Quiñones algunas líneas más de fomento del parque público de vivienda para el alquiler, "lo que supone incentivos para un sector necesitado y supone un aval con la despoblación en municipios de menos de 5.000 habitantes".

CONVOCAR CUANTO ANTES LAS AYUDAS

La primera tarea en Castilla y León será trabajar en un decreto en el que la Junta ya empezó a trabajar este lunes con el fin de trasponer el Real Decreto del Estado, trámite que Suárez-Quiñones se ha comprometido a llevar a cabo de forma "consensuada" en el marco del Diálogo Social y con la mayor celeridad a fin de poder sacar cuanto antes las convocatorias de ayudas al alquiler y rehabilitación de viviendas.

El consejero castellanoleonés ha aprovechado también para alabar la "generosidad" del Gobierno, y al respecto ha recordado que un equipo del Ministerio de Fomento "ya mostró una gran agilidad cuando terminó el plan 2013-2016 al conceder una prórroga y dotarlo económicamente para permitir a las comunidades autónomas seguir con esa importante labor de ayudar a los más necesitados. Eso lo ha posibilitado el plan anterior y el nuevo", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.