Cancún
Imagen de una de las playas de Cancún. GTRES

Cancún ha pasado de ser uno de los principales paraísos turísticos del mundo a convertirse en uno de los lugares de México donde más está creciendo la violencia entre bandas relacionadas con el tráfico de drogas.

Este enclave único en el estado de Quintana Roo está siendo escenario en los últimos tiempos de violentos episodios con armas de fuego y víctimas mortales por medio. En los últimos días, el hospital Playamed de la ciudad ha sido noticia tras el asalto de cuatro pistoleros que accedieron a una habitación y asesinaron a balazos a Alfonso Contreras Espinoza, conocido como 'El Poncho', y su esposa, según cuentan en The Guardian. 'El Poncho' era el jefe local del cártel del Golfo, y había sido liberado de una prisión local para recibir tratamiento por un problema en la pierna en dicho hospital.

La investigación también reveló que 'El Poncho' había aprovechado su estancia en el hospital para traficar con cocaína. Los agentes también detallaron que los médicos que le estaban atendiendo decidieron no hablar sobre lo sucedido por miedo a represalias.

No hace tanto que Cancún era una de las joyas de la corona turística en México, pero la corrupción desenfrenada, el desarrollo caótico de la ciudad y una serie de asesinatos han empañado la reputación de esta ciudad.

Sin ir más lejos, el pasado mes de enero, hubo dos muertos y siete heridos en el ataque a un restaurante de la ciudad. La investigación lo atribuyó a bandas criminales organizadas. También el año pasado, el cártel de los Zetas, el más sanguinario del país, protagonizó un tiroteo en una discoteca de Cancún en el que perdieron la vida seis personas. También en 2017, Cancún sufrió víctimas mortales por una serie de ataques de un grupo armado contra edificios públicos.

Cancún no es la única zona turística que ha visto agravados sus problemas con el narcotráfico en los últimos años. También Acapulco y otras zonas están viviendo episodios similares. Los problemas de las ciudades turísticas de México reflejan los del país en general, que el año pasado sufrió su año más sangriento por este tipo de violencia en las últimas dos décadas.

La violencia amenaza a una industria clave para México, que recibió cerca de 40 millones de visitantes en 2017. El turismo representa alrededor del 8% del PIB del país y durante mucho tiempo ha sido una fuente de empleo para los más pobres del país. Por desgracia, se trata de ubicaciones estratégicas que los grupos criminales se están disputando.

En Cancún, se cree que al menos cuatro cárteles están luchando por ocupar las rutas de contrabando de cocaína desde Sudamérica y el mercado local de drogas dirigido a turistas y locales.