Reprensenantes CCOO y UGT en sector industria siderometalúrgica
Reprensenantes CCOO y UGT en sector industria siderometalúrgica EUROPA PRESS

Por lo pronto, ambos sindicatos sopesan iniciar asambleas "empresa por empresa", en las cerca de 1.800 que hay en la región, para explicar la coyuntura a los trabajadores del sector, unos 20.000 en total.

Así lo han planteado secretarios de industria de las dos formaciones en una rueda de prensa ofrecida este jueves en la que han salido al paso de las críticas de la patronal del metal, que acusaba a los sindicatos de obstaculizar la firma del convenio colectivo al reclamar, según Pymetal, incrementos salariales "desproporcionados".

En su comparecencia ante los medios, los secretarios de Industria de CCOO y UGT, Daniel San Miguel y Luis Díez, respectivamente, y los responsables de acción sindical en ambas formaciones, César Conde y Carlos Meneses, han rechazado las "graves acusaciones" de la patronal. "No es la parte de los trabajadores la que está obstaculizando la negociación colectiva, es Pymetal", han zanjado.

Según han defendido, los representantes de los empleados están haciendo "todo lo posible" por sacar adelante la negociación colectiva para tener un convenio -el anterior perdió su vigencia el 1 de enero y están "en el limbo"- y mantener la "paz social" en el sector, mientras Pymetal camina "en sentido contrario", por lo que sus declaraciones "colman el vaso".

"Nosotros no hemos parado las negociaciones ni cambiado nuestras pretensiones", han alegado los sindicalistas de CCOO y UGT, antes de recordar que su última oferta para cerrar el ejercicio 2017 -que es "lo urgente" para tener tiempo, hasta que acabe el 2018, de negociar el convenio para los próximos años- ha sido de una subida salarial del 1,5%.

Este incremento sería "una" o "dos" décimas superior al repunte planteado por la parte empresarial, con lo que esa diferencia se podría "salvar mañana mismo, si quiere Pymetal", a la que los sindicatos llaman a lograr dicho cierre "como sea" y "de una vez" porque "parece que no está por la labor". En caso contrario, de no haber reuniones o acuerdos, los trabajadores del sector no se van a quedar "parados" sino que, avisan, iniciarán "movilizaciones".

Y es que sus representantes ven "sencillo" que ambas partes se puedan "poner de acuerdo" y dar así "estabilidad" a la industria cántabra, mientras se negocia un convenio más a largo plazo, para los próximos dos o tres años.

En la rueda de prensa los portavoces de CCOO y UGT han recordado que la mesa negociadora se constituyó hace casi un año -en abril de 2017- y que la primera reunión se celebró en octubre, debido a "continuos retrasos" por parte de la patronal, que planteó en la misma "recortes" de los derechos de los trabajadores.

Han añadido al respecto que en diciembre de 2017 les ofrecieron una subida salarial del 1,5%, que en enero de 2018 habrían rebajado al 1,1%, para estar ahora en torno al 1,3 ó 1,4%, mientras que la "última oferta" de los sindicatos ha sido -han reiterado- un aumento de un punto y medio.

No obstante, teniendo en cuenta esa diferencia, los representantes de CCOO y UGT en la industria han asegurado que "por nosotros no va a haber un problema".

Además, han negado que las pretensiones de los trabajadores sean "exageradas", sino más bien "moderadas", si se tienen en cuenta indicadores como el aumento del IPC, el crecimiento del PIB, o el incremento de pedidos y ventas en el sector, que ha dejado de estar "en números rojos" y ha pasado a obtener "beneficios".

Ante esto, desde CCOO y UGT reclaman que una parte de esos beneficios se refleje en los salarios, más después de que sus sueldos han tenido "cero" incremento en ejercicios como el 2013 y 2014, en los que incluso ampliaron su jornada laboral. Cuestionan también, para finalizar, que Pymetal quiera negociar un convenio a varios años para "amarrar subidas moderadas".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.