Urgencias
Urgencias EUROPA PRESS - Archivo

Cantabria es la comunidad autónoma con el índice de mortalidad por accidente más alto (321,7) solo por debajo de Asturias (327,3), y seguida de Cataluña (287,6), Galicia (284,6) y Castilla y León (277,6), según el informe 'Atlas de la accidentalidad en España. Accidentes, mortalidad y lesiones' de Fundación Mapfre.

Por contra, los índices de mortalidad por accidente más bajos se registran en Madrid (143), Murcia (170), Canarias (176,1), Andalucía (177,9) y Extremadura (182,7).

En Cantabria se han producido 964 víctimas mortales entre 2011 y 2015 y un total de 22.836 lesionados en el mismo periodo.

De las víctimas mortales, una media de 193 cada año, el 51% son hombres. Las principales causas de mortalidad en Cantabria son los ahogamientos, seguidos de 'otros', las caídas, los accidente de tráfico y transporte, los envenenamientos, las agresiones y el fuego y el humo.

En cuanto a las lesiones, el 53% son hombres y la media anual es de 4.567 lesionados al año. La gran mayoría de las lesiones son fracturas, seguidas de lesiones superficiales, contusiones, aplastamientos y cuerpos extraños. En tercer lugar se sitúan las luxaciones, esguinces y torceduras; lesiones intracraneales, tórax, abdomen y médula espinal; heridas abiertas; envenenamiento; y quemaduras.

Entre los cero y los 14 años en los últimos cinco años hubo seis víctimas mortales (dos por accidente de tráfico, dos por ahogamiento, y dos por caídas) y 1.648 lesionados, la mayoría por fracturas.

Entre los jóvenes de 15 a 29 años hubo 32 víctimas mortales y 2.408 lesionados, en ambos casos con los accidentes de tráfico como causa predominante; entre los adultos de 30 a 64 años hubo 190 muertos y 8.908 lesionados, también con los accidentes de tráfico como causa principal; y entre los mayores de 65 años se registraron 736 muertes (la mayoría por caídas y ahogamientos) y 9.872 personas resultaron lesionadas, fundamentalmente por fracturas.

DATOS NACIONALES

En España, cerca de 10.500 personas mueren al año en España por causas accidentales, lo que supone cerca de una treintena al día.

Del análisis, elaborado a partir de datos del INE entre 2011 y 2015, se desprende que cada año fallecen en España en torno a 400.000 personas, de las cuales un 2,6% se producen por accidentes. El resto, el 97,4%, son decesos por causa natural.

El informe pone de manifiesto que de 2011 a 2015 se han registrado un total de 52.475 víctimas mortales, de las que cerca del 60% son hombres.

La principal causa de muerte accidental conocida, según el análisis de estos cinco años, son las caídas, con 12.723 fallecidos (24,3% de los fallecimientos accidentales), que sufren principalmente mayores de 65 años y que se han incrementado del 20% al 25%.

Le siguen los ahogamientos y obstrucciones de las vías respiratorias (atragantamientos), con 11.707 fallecidos (22,3%), cifra que ha ido incrementándose de forma continuada en estos cinco años, según indica el informe.

En tercer lugar se sitúan los accidentes de tráfico y transporte, con 10.806 fallecidos en cinco años (20,6%), siniestros que se producen en todas las edades hasta los 65 años. Le siguen los envenenamientos, con 4.221 fallecidos (8%), que ocurren esencialmente por sobredosis de productos estimulantes, drogas o medicamentos entre los 25 y 50 años; y los incendios, que en estos cinco años acumulan un total de 826 fallecidos (1,6%).

Según advierte Fundación Mapfre, también se incluyen a modo comparativo las agresiones, que en dicho periodo se han cobrado la vida de 1.554 personas (3%), aunque no es el objetivo directo del estudio.

El informe destaca, además, que en España, el índice anual medio de incidencia de la mortalidad por accidente es de 225,2 fallecidos por millón de habitantes, lo que equivale a un muerto por accidente por cada 4.440 ciudadanos, una realidad que, a juicio de la entidad que elabora el documento, puede llegar a empeorar en los próximos años si no se reducen los niveles de seguridad existentes y si no se adoptan nuevas medidas preventivas.

FRACTURAS, LA LESIÓN MÁS FRECUENTE

El informe también analiza, con datos aportados por una muestra representativa de los hospitales del Sistema Nacional de Salud y agregados en la Encuesta de Morbilidad Hospitalaria, el perfil de los 1.523.785 lesionados que durante este periodo requirieron atención hospitalaria, cifra que pone de manifiesto que cada año, uno de cada 144 ciudadanos es ingresado por una lesión no intencionada.

Según el análisis, las lesiones más frecuentes son las fracturas (985.784), que representan el 64,7 por ciento del total y que ocupan las primeras posiciones en todos los años analizados y en todas las edades. Le siguen las lesiones intracraneales en tórax, abdomen y médula espinal (150.143 atendidos y 9,9% del total); luxaciones, esguinces y torceduras (128.860 lesionados, 8,3% del total); heridas abiertas (81.954 y 5,4%); efectos tardíos, lesiones superficiales, contusiones, aplastamientos y cuerpos extraños (74.470 y 4,9%); envenenamientos (57.447 y 3,8%); y quemaduras (16.708 y 1,1%).

La tasa anual media de incidencia de la morbilidad en dicho periodo es de 6.539,9 lesionados por accidente por cada millón de habitantes. Las comunidades con mayores índices son Baleares (9.785,5), Aragón (8.265,4), Cataluña (7.779,5), Cantabria (7.611,7) y Galicia (7.550,4), mientras que las que registran índices más bajos son Castilla La Mancha (5.279,5), Andalucía (5.397,1), Madrid (5.505,8), Extremadura (5.556,4) y Canarias (5.878,1).

LOS HOMBRES, LOS QUE MÁS SUFREN ACCIDENTES

El informe también concluye que son los hombres, en general, los que sufren más accidentes y lesiones. En el tramo de menores de 14 años, por ejemplo, el 63% de los fallecidos y lesionados son hombres; de 15 a 29 años se incrementa notablemente el porcentaje de fallecidos del sexo masculino, tanto en las muertes (80%) como en las lesiones (77%); y entre los 30 y los 64 años, se produce el registro porcentual más alto de hombres fallecidos en accidentes (81%) y el segundo más alto también de lesionados (65%).

Sin embargo, del documento se desprende que a partir de los 65 años en adelante, se origina un cambio en el reparto por sexos, pues el 48% de las muertes fueron hombres, así como el 30% de los lesionados por accidente.

Asimismo, el informe incluye un apartado de consejos básicos para evitar lesiones en función de la edad. En menores de 14 años, el estudio subraya la importancia de que los padres deben vigilar a los niños de cerca en entornos acuáticos, mantener fuera de su alcance productos de limpieza y medicamentos o utilizar sistemas de retención infantil si viajan en coche. Para aquellos que tienen entre 15 y 29 años, Fundación Mapfre aconseja que utilicen elementos reflectantes cuando viajan en ciclomotor o motocicleta, que se abrochen siempre el cinturón de seguridad y que no consuman alcohol y drogas al volante.

En adultos de 30 a 64 años, el estudio señala no utilizar el móvil mientras se conduce, consultar al médico los posibles efectos de los medicamentos en la conducción, o evitar las zambullidas; y a los mayores de 65 años, recomienda que crucen siempre por los pasos de cebra y los semáforos, que retiren elementos de la casa con los que puedan tropezar, que mantengan todas las estancias de la casa bien iluminadas o utilicen los pasamanos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.