La cantera estaba "anegada", tras las lluvias caídas en las últimas semanas. Los agentes se pusieron en contacto con la protectora, cuyo centro de adopción se encuentra en El Espinar y que se encarga de rescatar y acoger a los perros abandonados de la comarca.

El personal de ese equipo sostiene que, al ser entregados, los cachorros -Pololo y Pachín- se encontraban "devorados por el miedo y comidos por el hambre". Según el protocolo de actuación que siguen con todos los animales abandonados que rescatan, trasladaron los cachorros a su centro veterinario para realizarles pruebas y analíticas, que determinasen su estado de salud.

Igualmente, procedieron a su vacunación e identificación con microchip. Ese protocolo marca también la esterilización, en el momento que tengan la edad suficiente para poder hacerlo. Las mismas fuentes han asegurado que, tras 48 horas de "calor, comida rica y amor", los perros recuperaban la confianza.

El presidente de El Refugio, Nacho Paunero, ha recalcado que los perros han savlado la vida gracias a los agentes del seprona y que el compromiso de la protectora es encontrar para ellos familias de adopción.

Consulta aquí más noticias de Segovia.