Centro de salud de la calle Montesa
Una mujer se abanica en el centro de salud de la calle Montesa, en el barrio de Lista (Salamanca). JORGE PARÍS

Los madrileños cuentan desde este lunes con un nuevo servicio en la Atención Primaria. Los 265 centros de salud de la Comunidad de Madrid están ya en disposición de ofrecer atención psicológica a los pacientes con patologías menos graves. La iniciativa de la Consejería de Sanidad arranca en una primera fase con tres profesionales por cada una de las siete direcciones asistenciales en la que está dividida la región.

En total, serán 21 psicólogos clínicos los que atiendan de inicio a los pacientes en terapias grupales, aunque el número de profesionales podría ampliarse más adelante. Se trata de un plan pionero en nuestro país dirigido a personas mayores de 18 años. Los trastornos más comunes que se tratan en las consultas de Primaria son la depresión, la ansiedad o las somatizaciones (síntomas orgánicos derivados de trastornos psíquicos) y afectan en las mayoría de los casos a personas en edad laboral. 

"Uno de cada dos pacientes que en la actualidad acude a los centros de salud cumpliría los criterios médicos para ser tratado por ansiedad. Es la tercera causa más común de consulta", asegura Jesús Vázquez, Gerente adjunto de Asistencia Sanitaria en Atención Primaria de la Comunidad de Madrid.

Vázquez explica que en la actualidad este tipo de trastornos mentales los trata el médico de familia, normalmente con tratamiento farmacológico, y que los casos más severos son derivados a centros específicos de tratamiento de la salud mental. "Sanidad pretende desmedicalizar muchos de los casos, en los que una atención psicológica adecuada evita o reduce el uso de fármacos como tranquilizantes, relajantes o somníferos", indica el alto cargo sanitario. "Normalmente se trata de personas que no acaban de asumir problemas derivados de la vida diaria, como puede ser un divorcio, por ejemplo", precisa. Según datos publicados por el Ministerio de Sanidad, en 2017 el consumo de medicamentos en esta región experimentó una subida del 3,02% respecto a 2016. 

Obtener la asistencia psicológica será un proceso sencillo. Los pacientes deberán acudir a su centro de salud de referencia para ser evaluados por el médico de familia y el enfermero. En base a esa valoración previa, el galeno emitirá un informe con la patología no grave que presente el paciente para poder incluirlo en los grupos de terapia que vayan formando. Los grupos estarán formados como máximo por 15 personas que asistirán en un principio a unas siete sesiones. Posteriormente, el médico de familia determinará si el paciente necesita o no seguir con el tratamiento.

"La eficacia de este tipo de tratamientos inocuos está demostrada. El hecho de que el paciente ponga en común con otras personas su problema le ayuda muchísimo a mejorar. Se les enseñan técnicas de relajación, psicoeducación o entrenamiento conductual que les sirve para reafirmarse ante posibles situaciones de recaídas", sostiene Jesús Vázquez, quien afirma que este modelo de asistencia psicológica se utiliza con éxito en otros países, como en el Reino Unido.

Plan de trabajo "protocolizado"

La Gerencia Asistencial de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid ha llevado a cabo un plan de acogida y formación de estos 21 psicólogos clínicos que van a comenzar a trabajar en los centros de salud. "Está todo muy protocolizado con el objetivo de optimizar la atención sanitaria", señala Vázquez. La contratación de estos profesionales se ha realizado el pasado mes de febrero tras concluir el proceso de selección de la oferta de Empleo Público en la categoría de psicólogo clínico, a la que se presentaron cerca de 400 profesionales acreditados.

Consulta aquí más noticias de Madrid.