Bartolomé Cursach en el juicio contra él por tenencia ilícita de armas
Bartolomé Cursach en el juicio contra él por tenencia ilícita de armas EUROPA PRESS

El empresario Bartolomé Cursach ha asegurado este jueves que el arma de fuego encontrada por la Policía durante el registro de su casa era de un amigo que falleció y que nunca la ha utilizado.

A preguntas del fiscal Anticorrupción Miguel Ángel Subirán, Cursach ha mantenido que tras el fallecimiento de su amigo el arma se quedó en su casa y la tuvo debajo de su cama "ocho o diez años" pero se olvidó de que la tenía allí. El empresario se enfrenta a una petición de un año y medio de cárcel por tenencia ilícita de armas.

((Habrá ampliación))