La Guardia Civil ha reconocido que su deseo de hallar al pequeño Gabriel Cruz con vida condicionó la búsqueda, la más multitudinaria de la historia en España, con 5.000 personas implicadas, 3.000 de ellos voluntarios.

En rueda de prensa tras la detención y confesión de Ana Julia Quezada, los mandos de la investigación han confirmado que su estrategia fue "dejar a Ana suelta para que ella nos llevara hasta él (Gabriel)". Eso condicionó que en la finca de Rodalquilar donde estuvo enterrado el cuerpo del niño no se buscara el cadáver, ya que solamente se hicieron inspecciones oculares al buscar al niño con vida.

"Nuestra obsesión era hallar a Gabriel con vida". Y los comentarios de la propia Ana Julia en los días de la búsqueda incrementaron las esperanzas de los investigadores. La detenida repetía una y otra vez a la familia que estaba segura de que aparecería pronto el niño, han señalado.

En su relato de los hechos, los mandos de la Benemérita han explicado que siempre centraron las pesquisas en el entorno físico y familiar de Gabriel. Y que investigaron a todo el entorno del menor, aunque la operación se centró en Ana Julia Quezada a partir del momento en el que ella encontró la camiseta de Gabriel a 4 km de distancia de Las Hortichuelas, "en un barranco de difícil acceso".

"Y la encuentra ella. Hay que reseñar, porque tiene interés, ella es la que dice vamos a buscar por aquella zona. Lo dice varios días, y lo encuentra ella, no lo encuentra Ángel, se encuentra próximo pero no con ella. La reconocen como de Gabriel. Hacemos nosotros una inspección ocular y no extraemos ningún indicio además de la camiseta. Próximas hay unas pozas de una depuradora, pero queda descartado que haya más indicios que la camiseta", ha detallado el mando.

El hallazgo de la camiseta, un hito fundamental

"La camiseta es sometida a un análisis y obtenemos un patrón de ADN de Gabriel. Nos confirma que es de Gabriel. Desde ese momento las pesquisas se centran en la familia. Ya tenemos la figura de Ana estudiada, contamos información con su pasado en Burgos, habíamos detectado ciertas anomalías pero sin más. Al surgir la camiseta es un hito fundamental y coge fuerza la línea de investigación sobre Ana".

Una de las teorías que maneja la Guardia Civil sobre por qué encontró la camiseta es que pudiera con ello querer incriminar a una expareja suya, a la que se investigó y que reside cerca de donde localizó la prenda. La Benemérita cree que la detenida jugó con la familia y que su forma de actuar estaba encaminada a desviar la atención de los investigadores sobre ella. Pero cayó en "movimientos extraños" y "cometió el error que estábamos buscando, la pena es que creíamos que nos llevaría a una habitación donde estaría Gabriel, y la pena es que nos llevó a su cadáver", han reconocido.

Desde que se encontró la camiseta, "Ana es sometida a seguimiento y vigilancia y vemos que con frecuencia pero siempre acompañada se desplaza a una vivienda que la familia tiene en Rodalquilar, a 8 km de Las Hortichuelas. Siempre va acompañada, pequeños movimientos en una vivienda que estaba en reformas".

La Guardia Civil reconoce que la prensa entorpeció las labores de seguimiento.

"Hicimos una maniobra para desviar de la atención de la prensa de nuestro principal objetivo y conseguimos que no tuviera tanta presión. De tal manera que el día 11 (de marzo) Ana hace un movimiento. Sale sola, ya no como en los casos anteriores que iba acompañada, se dirige a la vivienda de Rodalquilar. Sometida a una estrecha vigilancia saca del jardín unos tablones, piedras y saca un cuerpo o lo que aparentemente vemos como un cuerpo de una persona menuda que nos puede encajar perfectamente con Gabriel. Lo mete en el maletero y va dirección a Almería, pasa Almería y llega a Vícar. La policía judicial en el momento que sale del vehículo Ana opta por detenerla, mirar el maletero y encontrar el cuerpo sin vida enrollado en una manta, en buen estado general, semidesnudo, en calzoncillos".

Ana es detenida y trasladada a la Comandancia de la Guardia Civil. "La autopsia nos revela la data del fallecimiento, el día 27, el día de la desaparición de Gabriel y que la muerte se ha producido por asfixia. El cuerpo ha estado enterrado en el jardín en el mismo sitio desde el 27 hasta el 11 de marzo. No tenemos indicios de que haya terceras personas. La autoría es de Ana y lo hace siempre sola".

A preguntas sobre la estrategia de la búsqueda, los mandos han insistido que la búsqueda estuvo condiconada por pensar "que Gabriel podía estar vivo". "La estrategia era dejarla suelta (a Ana) y que ella nos llevara a Gabriel", han corroborado.

La Guardia Civil ha lamentado que en sucesivas ocasiones se informara de la posible implicación e incluso de la detención del padre de Gabriel, Ángel Cruz, de quien no sospechaban, aunque sí investigaron. "Ángel adoraba a su hijo, y para él era lo primero".

Lo pudo matar por celos, no por insultos

Del patrón psicológico de Ana Julia Quezada, la Benemérita ha destacado que es una mujer "de una frialdad máxima", "posesiva", "egocéntrica" y "bastante manipuladora" y considera que pudo matarlo por celos del amor de su padre. A la coartada de la detenida, que afirma que fue insultada y atacada con un hacha por el menor, la Benemérita no le da crédito alguno. "Los padres educaron en todo momento al niño en el amor y el respeto, en ningún momento Gabriel pudo hacer esos insultos", han defendido.

Los padres supieron de la detención de Ana Julia momentos después de su detención en Vícar. "Me quedo en mi interior la reacción de los padres ante el triste desenlace", ha pedido el mando de la Guardia Civil.

Preguntados por cómo vivió el equipo de investigación la detención, en la que se vió a varios de los agentes llorar, los mandos lo han ratificado. "Cuando el equipo de investigación constatamos que Gabriel está sin vida, lo podemos definir como el momento más duro de nuestra carrera profesional. Claro que lloramos, y el que no lloró ahí, lloró luego, o lo hace en cualquier momento. Es que somos humanos"

La Guardia Civil considera que tiene la carga de pruebas suficientes para demostrar la autoría. "Con esto damos culminación a la operación, 'Operación Nemo', en un claro homenaje a Gabriel, al movimiento que Patricia, la madre, ha movido en la sociedad a través de la figura del pescaíto", ha asegurado la Benemérita.

La búsqueda con más voluntarios de la historia

La Guardia Civil ha destacado que la búsqueda de Gabriel Cruz ha sido la mayor batida por un desaparecido en la historia de España. Más de 5.000 personas han colaborado, 3.000 de forma altruista, según han indicado los jefes de la Comandancia de Almería y de la Unidad Central Operativa (UCO), en rueda de prensa. La Guardia Civil ha agradecido a las personas llegadas de varias provincias para acompañar y ayudar a sus padres en los sucesivos días. Así como a los 2.000 profesionales, que buscaron al pequeño en casi 500 pozos y aljibes de la zona.

Consulta aquí más noticias de Almería.