Aquí no valen máscaras ni estrategias. Dormir a la intemperie y pasar hambre durante días –hasta tres meses– puede quebrar las barreras de cualquiera. Así es Supervivientes, el reality de Telecinco que vuelve esta noche (22.00 h) para poner en aprietos a sus concursantes.

"Da igual la experiencia que puedan tener, porque una cosa es manejarse en unas circunstancias normales y otra que te lleven a situaciones extremas, al agotamiento... En seguida dejan de ser personajes, no lo pueden mantener. Hasta el mejor actor perdería su papel", destaca Lara Álvarez, que repite como presentadora en Honduras, lugar donde se desarrolla este concurso.

Entre los participantes de esta edición hay de todo: desde famosos de la tele a influencers, pasando por viejas figuras de la canción y el papel cuché. También hay perfiles menos conocidos, que, sin embargo, no estarán en desventaja: "José Luis y Jorge ganaron Supervivientes y no eran primeras figuras en cuanto a poderío mediático. Eso me gusta porque el personaje más popular no lo tiene todo ganado y eso hace que prime la incertidumbre", hace ver Jorge Javier Vázquez, también presentador del concurso.

Este reality se basa casi por completo en las interacciones de sus concursantes, que deben convivir en una isla en la que solo tienen acceso a la comida que puedan pescar o recolectar y a la que ganen en las pruebas de recompensa.

El hambre hará que no haya espacio para el aburrimiento porque, como destaca Sandra Barneda (que conducirá los debates), es "un casting donde hay dinamita pura". La propia Barneda adelanta que los programas de los domingos se plantearán casi como una segunda gala en la que ella interaccionará más con los concursantes. "Van a tener que mojarse y lo que me cuenten podría alterar la convivencia de días posteriores" en la isla.

Los paradisíacos Cayos Cochinos hondureños volverán a ser testigos del reto de supervivencia de los concursantes, que pugnarán por alzarse con el premio de 200.000 euros para el ganador.

Esta edición contará con un plató completamente renovado, que acogerá elementos de escenografía e iluminación "nunca antes utilizados en un programa de televisión en España", según los responsables del espacio y dos ambientes completamente diferentes: la selva y la oscuridad propia de la profundidad del mar.

La mecánica y novedades

Una de las principales novedades de la nueva edición del formato será descubrir los secretos que guarda 'Cayo Perdido', nombre que recibirá el enclave en el que los 16 supervivientes iniciarán la aventura divididos en dos equipos y con condiciones de vida muy diferentes entre sí. Con un kilómetro cuadrado de extensión, este lugar frondoso, de espesa vegetación y sin apenas recursos para sobrevivir, estuvo, "según cuenta la leyenda, habitado en el pasado".

En este sentido, continuará siendo clave para los supervivientes ganarse el derecho a vivir en la mejor localización. Cada semana los supervivientes tendrán que competir por equipos en un juego, cuyo ganador mejorará sustancialmente sus condiciones de vida respecto a las del resto.

Antes de que arranque la aventura con los ya tradicionales saltos desde el helicóptero, los supervivientes tendrán que tomar una importante decisión que podría marcar el rumbo del concurso.

Supervivientes promete para esta edición un plan "destinado a dotar de mayor dinamismo el día a día de los concursantes". Entre las iniciativas que forman parte de este plan, los supervivientes volverán a ser protagonistas de "inesperadas visitas de personas de su entorno más cercano".