Así se han pronunciado ambos grupos tras conocer la propuesta, que contempla la rebaja de la barrera electoral del 5 al 3%, ofrece la posibilidad a los ciudadanos de un voto "preferencial" marcando hasta tres integrantes de una lista que podrían ascender incluso hasta el segundo puesto, contempla listas cremallera para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres o la incompatibilidad de que los diputados sean también alcaldes o concejales, entre otras cuestiones.

El diputado de Cs Toni Subiela ha señalado que a falta de leer el documento en sí están "algo decepcionados con lo que al final se ha plasmado" porque, por ejemplo, "la proporcionalidad es importantísima" y de la cuestión de "un voto una persona no se ha hablado para nada".

Ha destacado que estos grupos saben desde el principio que necesitaban los votos de Ciudadanos y que esta formación ha defendido siempre la circunscripción única, que no se incluye, o las listas desbloqueadas. Sobre esta cuestión, la solución de "voto preferencial" planteada por el Botànic no les convence "para nada" porque "es una especie de engaño a la ciudadanía".

Subiela no considera probable que los candidatos logren ese 10% necesario para escalar puestos y advierte de que esta novedad provocaría "alargar los escrutinios para que el efecto sea cero".

Aunque "no se ha cerrado la puerta a nada", el diputado de Cs ha lamentado que "se empezó la legislatura con expectativas muy altas y se cierra con expectativas muy bajas". "Lo han puesto muy complicado", ha dicho al ser preguntado sobre el posible apoyo a la propuesta.

Ha recordado que se creó una comisión para estudiar la posibilidad de reformar el Estatuto y ahora se deja de lado. Así, asegura que le da la sensación de que "realmente no hay una intención de hacer una reforma electoral" y "están buscando a alguien a quien tirarle la culpa cuando son ellos los que realmente no quieren una reforma electoral, porque en estas condiciones es muy difícil que se pueda dar".

"Sí, reforma electoral pero solamente lo que nosotros queremos que es la rebaja al 3%, nosotros también queremos bajarlo, pero es que hay cosas igual o más importantes que bajarla", ha zanjado.

EL PP VE UNA "TAPADERA"

Por su parte, el 'popular' Luis Santamaría ha asegurado que se trata de "una tapadera de los múltiples problemas" que tiene el Consell y ha afirmado que se trata de un tema "alejado de los intereses de los valencianos", que según ha dicho se centran en áreas como la sanidad, la educación o el empleo.

Ha advertido que es "un error" comenzar como se ha hecho con la reforma de la ley y no del Estatuto, y ha incidido en que se trata de "una norma fundamental" en la arquitectura institucional y "es responsabilidad del Consell sacarla por consenso", entre otros con el PP como partido más votado en la Comunitat.

Así, considera que sacarla adelante sin los 'populares' sería "un error de dimensiones descomunales, históricas", y h considera que se trata de una reforma "descafeinada, que solo sirve para tapar las vergüenzas de un mal gobierno".

También se ha preguntado "por qué hay que limitar el debate" a las cuestiones que plantean PSPV, Compromís y Podemos, y ha asegurado que el PP analizará el texto pero ha advertido de que su preocupación "está en otro sitio". Además, Santamaría ha señalado que pretender modificar normas para "ajustarlas" a los intereses de determinados partidos es "una imprudencia".

Consulta aquí más noticias de Valencia.