Un agente de la Guardia Civil posa con el perro recuperado
Un agente de la Guardia Civil posa con el perro recuperado GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado la operación 'BRACO', una investigación dirigida a localizar a un perro cazador que había sido sustraído de una finca de Totana, que ha culminado con la recuperación del can en una perrera doméstica sita en la pedanía lorquina de Aguaderas. Una persona ha resultado investigada como presunta autora de delito de hurto.

La investigación se inició cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la sustracción de un perro de caza de una finca de Totana, según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.

Especialistas del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) dispusieron la inspección de varios núcleos zoológicos que pudieran albergar perros de la raza descrita por el propietario ('Braco Alemán').

Estas pesquisas condujeron a los investigadores hasta una finca sita en el municipio de Totana, a unos 22 kilómetros del lugar de donde fue sustraído el animal, donde efectivos del SEPRONA localizaron una perrera doméstica con varios perros de caza.

Los guardias civiles chequearon a los animales, una docena de perros de la raza 'Braco Alemán', lo que permitió localizar a una hembra, de similares características a la desaparecida, cuyo número de microchip coincidió con el del animal sustraído.

La Benemérita concluyó que la distancia a la que se encontraba el animal de su lugar de sustracción, difícilmente podría haber sido recorrida por el can.

La operación 'BRACO' ha culminado con la instrucción de diligencias como investigada a una persona a la que se le atribuye la presunta autoría de delito de hurto.

El animal recuperado ha sido devuelto a su legítimo propietario.El investigado y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Lorca (Murcia).

Consulta aquí más noticias de Murcia.