Según han informado en un comunicado, se trata de una campaña impulsada desde la organización de conservación de la naturaleza WWF, que anima a particulares y a instituciones a apagar el alumbrado de casas y edificios simbólicos en las principales ciudades del mundo. El objetivo es expresar su compromiso ante la necesidad de preservar el medio ambiente y buscar soluciones al cambio climático.

Desde la concejalía de Medio Ambiente de Ibiza apagarán el alumbrado en las murallas, Can Bonito, Vara de Rey o varias fuentes. El Ayuntamiento se sumará a la campaña por tercer año consecutivo.