Ana Julia Quezada
Ana Julia Quezada. EUROPA PRESS

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería ha prorrogado hasta mañana la detención de Ana Julia Quezada, después de prestar declaración este miércoles tras ser detenida por la muerte de Gabriel Cruz, de 8 años, hijo de su pareja, según han informado fuentes del Tribunal Superior Justicia de Andalucía.

Tras prestar declaración judicial durante casi dos horas, Ana Julia Quezada ha sido conducida en un furgón policial a la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, donde pasará su cuarta noche en los calabozos.

Según las mismas fuentes, la prórroga de la detención se produce para realizar nuevas pruebas judiciales, por lo que la mujer volverá a declarar mañana jueves al juzgado, al mediodía.

En las inmediaciones de los juzgados se han concentrado medio centenar de personas que han increpado a Ana Julia Quezada y han intentado acercarse al furgón que la trasladaba, lo que ha sido evitado por agentes de la Policía Nacional.

Quezada, la autora confesa de la muerte del niño, ha iniciado sobre las 13.00 horas su declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, Rafael Soriano, después de haber confesado este martes ante los investigadores de la Guardia Civil y sus abogados que mató al niño en la finca de Rodalquilar.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) han informado a los medios de que la detenida ha comenzado a declarar ante el juez seis horas después de que fuese trasladada a la Ciudad de la Justicia de Almería desde la Comandancia de la Guardia Civil en la capital almeriense, a la que ha llegado a las 7.30 horas, antes de agotar el plazo máximo legal de la detención de 72 horas de arresto después de que fuera detenida el pasado domingo en la Puebla de Vícar (Almería) cuando transportaba el cuerpo del menor en el maletero de su coche.

Mientras, la expectación en la entrada principal del edificio ha sido muy alta con un gran número de medios de comunicación que esperaban que los letrados de la mujer, Esteban Hernández Thiel y Beatriz Gámez, ofrezcieran nuevos datos sobre su patrocinada, que, según remarcaron, se ha mostrado dispuesta a "colaborar".

Beatriz Gámez, abogada de la detenida, aseguró a preguntas de la prensa tras abandonar la Comandancia que la única sospechosa por la muerte de Gabriel se ha prestado a "colaborar" con los agentes, al tiempo que indicó que este martes fue la "primera vez" que los especialistas le pidieron que hablara sobre lo ocurrido.

La letrada, quien aseguró que Ana Julia reconoció ante la Guardia Civil que actuó sola y que en la escena del crimen "hay un hacha", sin dar más detalles sobre si fue ella la que golpeó en la cabeza al pequeño, precisó tras la segunda inspección de la finca de Rodalquilar que la sospechosa pasará a disposición del juez sobre las 12.00 horas.

Será el atestado policial y la autopsia definitiva, a los que se suman otras pruebas complementarias como el análisis de la tierra y el barro hallados en el cuerpo de Gabriel, los que ayuden al juez a determinar aspectos nucleares de la trágica muerte del pequeño.

La UCO y el resto de unidades especializadas han inspeccionado los alrededores de Las Hortichuelas, la finca de Rodalquilar donde ocultó el cadáver del niño y el piso de Vícar, a 80 kilómetros al oeste.

Asimismo pudo recuperar la ropa del menor, que había tirado en un vertedero de Retamar, a 30 kilómetros del lugar en el que habría dejado el cuerpo sin vida de Gabriel tras darle muerte el mismo día de su desaparición.

Según ha podido saber Europa Press de fuentes del caso, en su confesión de los hechos, parcial y por momentos confusa, Ana Julia no ha reconocido que provocara la muerte del pequeño por golpearle directamente con un objeto en la cabeza. Su explicación ha sido que discutieron y que de ahí pasaron a un forcejeo en el que el niño cogió un hacha con el que se terminó golpeando en la cabeza. Luego se asustó y lo asfixió hasta provocarle la muerte.

La detenida ha llegado a la Ciudad de la Justicia de Almería en un furgón de la Guardia Civil tras haber abandonado minutos antes la Comandancia de Almería, en cuyos calabozos ha permanecido desde que fue detenida el pasado domingo en Vícar.

Una investigación "compleja"

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha considerado que la confesión ante la Guardia Civil de Ana Julia Quezada, detenida por la muerte de Gabriel Cruz, "es una prueba más del éxito" de la investigación desarrollada por este cuerpo, al tiempo que ha apuntado que "las circunstancias en un caso como este siempre son complejas" y se requiere tiempo para proseguirla.

Así lo ha indicado este miércoles en Jaén a preguntas de los periodistas sobre el caso, en el que "la novedad este miércoles es que ha pasado a disposición judicial", una vez que también se cumplía el plazo de 72 horas desde su arresto.

Sanz ha matizado que "las circunstancias en un caso como este siempre son complejas y todavía requiere tiempo para proseguir la investigación", algo que el Instituto Armado hace "de la mano del juzgado correspondiente". En este sentido, ha afirmado que "en su labor de policía judicial sigue la investigación" y "la colaboración es plena" ante "las decisiones que en cada momento su señoría vaya disponiendo".

En cualquier caso, ha considerado de justicia reconocer "el gran trabajo" de la Guardia Civil. "Ha dado, lamentablemente no los frutos deseados que era encontrar con vida al pequeño Gabriel, pero sí un resultado de haber logrado su paradero en un tiempo récord y detener a la presunta autora. Pero, además, creo que lo ocurrido este martes supone una prueba más del éxito en este caso de la investigación desarrollada por la Guardia Civil", ha manifestado.

Encuentran el hacha

Este mismo miércoles, la Guardia Civil ha encontrado el hacha con la que supuestamente Quezada golpeó a Gabriel antes de asfixiarle.

Así lo han confirmado a Efe fuentes de la investigación, que han recalcado que el caso del niño está totalmente esclarecido desde el punto de vista policial.

Al parecer, según ha declarado Quezada, la única detenida por la muerte del pequeño, ambos discutieron precisamente por el hacha y en el rifirafe ella le golpeó con la parte roma de este utensilio.

Consulta aquí más noticias de Almería.