Parcela Ibertubo, amianto
Parcela Ibertubo, amianto EUROPA PRESS/AAVV EL TAJO - Archivo

Esta asociación considera, mediante un comunicado, que la única solución definitiva es la retirada total de los residuos de amianto y su traslado a un vertedero controlado, porque el cubrimiento de los mismos supone dejar "una bomba de relojería activada sin fecha de explosión para las futuras generaciones".

Reacciona a una información que, según afirma, les ha remitido el Defensor del Pueblo sobre las actuaciones que, "según las distintas administraciones, se están llevando a cabo en el entorno del barrio del Polígono de Toledo en relación a los vertidos de amianto".

De este modo, describen que la Consejería de Medio Ambiente está procediendo a la cubrición de dos de los focos de residuos de amianto, mientras que "el resto están sujetos a autorizaciones por parte del juzgado, lo que puede ser un proceso largo en el tiempo", y añade que

"está por definir cómo se va a actuar en los núcleos con mayor cantidad de restos con amianto, que están en los márgenes y cauce del Arroyo Ramabujas, que depende de la Confederación Hidrográfica del Tajo".

En cuanto al Ayuntamiento, consideran que debería "tener mejor comunicación con la Junta de Comunidades, ya que se comprometió a realizar planes de vigilancia durante los trabajos de sellado, y lo está incumpliendo". "Asimismo, y así lo hemos solicitado al Ayuntamiento, es necesario señalizar los caminos y veredas que usan los vecinos para pasear y hacer deporte en las cercanías de los vertidos", ha afirmado la asociación.

En lo referente a la Confederación Hidrográfica del Tajo, discrepan "absolutamente" de su postura, ya que "solo asume su responsabilidad sobre los restos de amianto situados en el cauce del arroyo, desentendiéndose del dominio público y de los 100 metros de la zona de policía, en márgenes, taludes y riberas" y critican que "hasta ahora se ha limitado a retirar 12.000 kilos de fibrocemento del cauce, en el que aún quedan restos".

Por otra parte, la Junta de Comunidades, según afirma la asociación, "sigue sin retirar los residuos de amianto en dos parcelas de su propiedad, concretamente en la calle Laguna de Arcas, a 50 metros de las viviendas y en la conocida como Barrio Avanzado, a unos 100 metros del vecindario".

"También existen zonas con residuos de amianto, y por tanto, potencialmente peligrosos para la salud, sobre los que no se ha planteado ninguna solución: la parcela sobre la que estaba construida la fábrica de Ibertubo, el denominado como camino de los depósitos y la Dehesa Cañete, esta última junto a un aeródromo y la vía del AVE", han descrito desde AAVV El Tajo.

"Como verá, nuestra salud sigue en grave peligro, por lo que pedimos su amparo, toda vez que la denuncia que presentamos en 2014 ante la Fiscalía General de Medio Ambiente ha sido archivada, a pesar de que dicha institución reconoce que se ha cometido un delito contra el medio ambiente y la salud, que ya estaría prescrito".

Añaden que hay "dejadez de funciones de la Consejería de Sanidad, cuyo titular, Jesús Fernández Sanz, se niega a reunirse con los afectados por vecindad, a pesar de que existen casos de enfermedades relacionados con el amianto en la ciudad, sin que se haya puesto en marcha un estudio sobre su incidencia ni un seguimiento sobre la población de riesgo".

Consulta aquí más noticias de Toledo.