Teléfono, móvil,
Teléfono, móvil, EUROPA PRESS/AYTO VALDEEPÑAS - Archivo

Del mismo modo, el 82,5% de los castellano-manchegos reconoce no ser capaz de poder vivir sin móvil, los terceros que más lo afirman del país, solo por detrás de Extremadura (86,7%) y Baleares (83,3%). Esta necesidad ha llegado hasta tal punto que incluso el 33,8% se considera adicto al móvil. Además, esta cifra ha aumentado 11 puntos porcentuales respecto al año previo -en 2016 se situaba en el 22,7%-.

La adicción puede conllevar ciertos trastornos que afectan no solo a la salud física de los usuarios, sino también a su bienestar social y psicológico. Así, el 47,5% de los castellano-manchegos asegura estar pendiente del móvil cuando está con amigos, familia e incluso con su pareja y el 61,2% afirma que mirar el móvil es lo primero y lo último que hace cada día.

Sin embargo, el aumento de concienciación sobre la adicción al móvil está derivando en un intento de controlar sus horas de uso diario. Los ciudadanos castellano-manchegos dedican una media de 3 horas y 29 minutos diarios a usar su móvil, lo que supone una hora menos que el año previo, ya que en 2016 lo usaban una media de 4 horas y 33 minutos.

El director de desarrollo de negocio de Rastreator.com, Álvaro Bas, concluye: "el teléfono móvil se ha integrado en nuestra vida hasta tal punto que muchos usuarios no conciben su día a día sin utilizarlo en algún momento. Para evitar patologías derivadas de un uso abusivo del mismo, es esencial ser conscientes del uso real que hacemos de nuestro smartphone y tratar, en consecuencia, de ser responsables con el mismo".

Consulta aquí más noticias de Toledo.