Francisco Granados
El ex secretario general del PP de Madrid Francisco Granados, momentos antes de su comparecencia en la comisión de investigación del Congreso. ZIPI / EFE

El diputado de Unidos Podemos por Madrid en el Congreso Íñigo Errejón ha ejercido este martes como portavoz de su grupo en la comisión de investigación que investiga la supuesta financiación ilegal del PP y ha preguntado al ex secretario general del PP de Madrid Francisco Granados, supuesto cabecilla de la trama Púnica, por qué "cayó en desgracia" en el partido.

"¿A qué achaca su caída en desgracia? ¿Por qué se trunca su trayectoria?", le ha preguntado el diputado de Podemos, y Granados ha respondido: "Cosas de la política. ¡Qué le voy a contar a usted, señoría!".

Esta ha sido una de las primeras preguntas que ha formulado Errejón al que fuera mano derecha de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, quien, sin decirlo expresamente, aludía en su respuesta a la pérdida de peso del diputado madrileño en el partido morado.

Errejón fue portavoz parlamentario de Unidos Podemos en el Congreso hasta hace casi un año, cuando, tras la Asamblea que el partido morado celebró en la madrileña Plaza de Toros de Vistalegre, fue sustituido en ese puesto por Irene Montero.

Comisión de investigación

Granados ha estado dos horas respondiendo a los grupos parlamentarios en una comisión que ha vivido muchos momentos de tensión ante un exconsejero beligerante, que ha criticado tanto a la propia comisión —porque sus conclusiones "ya están escritas"— como a varios de los partidos de la oposición.

En relación con la financiación del PP de Madrid, ha dicho que él, como secretario general, solo tenía funciones políticas y que nunca vio cuentas ilegales. "En lo que yo he participado en las campañas del PP, todo lo que he hecho, las cuentas que he visto y se me han enseñado son las que están depositadas en el Tribunal de Cuentas. Otras no he visto ni he participado (de ellas)", ha afirmado para defender la "transparencia" de la contabilidad del partido.

Tampoco ha visto "jamás un solo euro de dinero negro" en el PP, ni a nivel regional ni nacional, como tampoco "esos sobres a los que aluden de manera recurrente". "He visto muchas otras cosas en mi partido, todas buenas", ha añadido.

Nada sobre Púnica

No ha querido, "por respeto" al juez de la Audiencia Nacional que investiga las cuentas del PP madrileño en el caso Púnica y ante el que declarará el jueves por tercera vez a petición propia, responder a algunas preguntas que le han hecho sobre la causa. Entre ellas, las referidas a esa partida "de refuerzo" que, según dijo al magistrado, existía supuestamente para financiar actos de la expresidenta regional Esperanza Aguirre y que habrían pagado empresarios.

Sí ha considerado "lógico" que el juez cite a declarar a Aguirre, a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y a Ignacio González, pues son "personas que pueden entender sobre la cuestión del juzgado". E incluso ha abogado porque vayan en condición de investigados "para salvaguardar mejor sus derechos", pero "para nada criminalizar a los que han sido mis compañeros durante 30 años".

Como ya hizo ante el juez, ha defendido que no tiene dinero en Suiza desde 2005 y que el millón de euros que se encontró en casa de sus suegros provenía de la cuenta que cerró ese año en el país helvético procedente de su actividad en mercados de capitales.

En un tono a ratos chulesco, Granados ha protagonizado momentos de tensión con todos los diputados menos con la del PP, la cual no le ha hecho preguntas, lo que ha motivado la intervención en varias ocasiones del presidente de la comisión, el canario Pedro Quevedo. "Señor Granados, con lo bien que íbamos...", le ha llegado a decir cuando ha mencionado "imputados" en Ciudadanos, a preguntas de Toni Cantó. "Hay una gran diferencia entre su partido y el mío —le ha respondido Cantó—: ningún juez ha dicho que mi partido se haya financiado en negro".

En el turno de Ester Capella, de ERC, ha asegurado que él no se fue "a Bruselas ni a Suiza" cuando se destapó el caso Púnica, sino que se quedó en España, dimitió y ahora asume "las responsabilidades que sean pertinentes" como víctima de "un error" y no de "un complot". En un momento de la comparecencia, se ha escuchado un "¡Encima no se ponga chulo!", de boca de un diputado, ante lo que Granados ha criticado el "nivel" de los parlamentarios.

Este martes estaba previsto que declarara también el otro presunto cabecilla de la trama Púnica, David Marjaliza, que está colaborando con la justicia y que, según Granados, miente de la A a la Z". Ha aludido razones médicas y se prevé que le vuelvan a citar el próximo miércoles 21

Consulta aquí más noticias de Madrid.