Barrendero
Un barrendero de Madrid. JORGE PARÍS

Los madrileños creen el Ayuntamiento debe sancionar más las conductas de quienes ensucien las calles y que los principales responsables de la falta de limpieza son los propios vecinos. Así lo recoge una encuesta sobre la limpieza en la ciudad de Madrid realizada por el Ayuntamiento entre el 16 y el 27 del pasado mes de febrero. En concreto, el 49,3% de los madrileños consideran que el Consistorio no debe incrementar los recursos de limpieza, sino dedicar más a evitar los comportamientos de quienes ensucian sin necesidad, incluyendo más sanciones y multas si fuese necesario.

La consulta refleja también como dato destacado que el 47,6% de los encuestados opina que la suciedad de las calles se debe a que la gente ensucia la calle de manera innecesaria tirando papeles o colillas, orinando o dejando basura en la vía pública frente al 13,6% que cree que la suciedad se debe a la falta de medios de limpieza por parte del Ayuntamiento. La gran mayoría de los consultados indicaron que los recursos municipales de limpieza (papeleras, contenedores, puntos limpios...) son excesivos y que los utiliza de forma habitual. En la encuesta, realizada de forma telefónica por el 010, han participado 400 personas mayores de 18 años residentes en la capital.

Mantener limpias las calles de la ciudad lleva dos años consecutivos siendo la principal preocupación de los madrileños, según la Encuesta de Calidad de Vida y Satisfacción con los Servicios Públicos de la Ciudad de Madrid que elabora el Ayuntamiento. En el año 2009, la eliminación de la suciedad de las calles figuraba entre los diez principales problemas de la ciudad, ocupando el octavo lugar. En 2012, cuando empezaron los primeros recortes en el servicio por parte del Gobierno municipal de Ana Botella (PP), escaló hasta la quinta posición. Dos años más tarde, tras la entrada en funcionamiento de los contratos integrales (2013), que supuso la pérdida de unos 2.000 barrenderos, según Comisiones Obreras, se situó en segundo lugar. Desde 2016 es el principal quebradero de cabeza de los vecinos de Madrid pese a que las sugerencias y reclamaciones sobre el servicio cayeron el pasado mes de enero un 45% respecto al mismo mes del año anterior.

Desde la llegada de Ahora Madrid al Gobierno local, hace casi tres años, se han tomado varias medidas para mejorar la limpieza, como la incorporación de 800 barrenderos más a las calles, la modificación de los contratos para poder limpiar más vías, la realización de varias campañas de concienciación, la ampliación del número de los puntos limpios móviles y las cantidades que se pueden llevar a los fijos (con un aumento especial en escombros) o la contratación de nuevos inspectores.

Consulta aquí más noticias de Madrid.