Sala de juzgado
Una sala de un tribunal de justicia. EUROPA PRESS

La sentencia, que recoge el escrito del fiscal, ha sido leída 'in voce' tras alcanzar un acuerdo el ministerio público y el resto de las partes, con el que se ha mostrado conforme el acusado. Dicho acuerdo ha supuesto que el fiscal haya reducido la petición de pena inicial, que se fijaba en ocho años de prisión.

Además de los tres años y medio de prisión, el acusado deberá pagar una multa de 1.620 euros y abonar a la entidad bancaria en concepto de responsabilidad civil 1.240.454,83 euros por las cantidades defraudadas y apropiadas, que ya han sido indemnizadas.

Los hechos ocurrieron entre 2000 y 2009, periodo en que el acusado ejerció como director de la entidad bancaria y realizó una serie de actuaciones "con ánimo de lucro injusto y usando de forma mendaz las facultades inherentes a su cargo".

Así, el procesado formalizó tajetas de crédito no autorizadas por los clientes titulares sin su consentimiento ni conocimiento, y dispuso él de efectivo en el cajero de la sucursal. Así mismo, usaba papel de colusión en remesas abonadas por él mismo para obtener una "irregular y ficticia" financiación, cubriendo así vencimientos anteriores y posiciones deudoras de otros clientes.

Además, el acusado concedía préstamos mercantiles sin conocimiento ni consentimiento de los usuarios de la entidad y aumentaba "voluntaria y personalmente" el límite de las pólizas de crédito concedidas, todo ello alterando documentalmente la firma de los soportes en papel o informáticos que contenían dichas operaciones.

Finalmente, el procesado usaba líneas de descuento de forma "torticera", traspasando cuantías de diferentes cuentas para ocultar adeudos. Con las anteriores actuaciones perjudicó a más de 60 clientes.

Consulta aquí más noticias de Castellón.