Tillerson
  El secretario de Estado de EE UU, Rex Tillerson, en Moscú. Sergei Chirikov / EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha destituido por sorpresa al secretario de Estado Rex Tillerson y ha nombrado en su lugar al actual director de la CIA, Mike Pompeo. Así lo ha anunciado el dirigentes en su cuenta de Twitter.

La hasta ahora subdirectora de la Agencia Central de Inteligencia, Gina Haspel, es ahora la nueva directora y la primera mujer que ocupa este cargo.

Minutos después del anuncio, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, difundió un comunicado del presidente estadounidense en el que subrayó que bajo la dirección de Tillerson "se habían logrado grandes cosas en los últimos 14 meses".

No obstante, las tensiones entre Trump y Tillerson habían sido constantes, y ambos habían reconocido contar con diferentes puntos de vista sobre asuntos clave de política exterior. Sobre Pompeo, el mandatario recalcó su "confianza" en que es la "persona adecuada para el trabajo en este momento fundamental".

Pompeo "continuará nuestro programa de restaurar el papel de EEUU en el mundo, fortaleciendo nuestras alianzas, confrontando a nuestros adversarios y buscando la desnuclearización de la península de Corea", remarcó Trump en el comunicado.

Dejará el Gobierno el 31 de marzo

"Recibí una llamada este martes del presidente de Estados Unidos un poco después del mediodía desde el Air Force One, y también he hablado con el jefe de gabinete de la Casa Blanca (John) Kelly", explicó el recién despedido titular de Exteriores.

Según algunos medios, Tillerson se enteró de su despido por el tuit de Trump, aunque el pasado sábado había recibido una llamada en la que Kelly le pedía acortar su gira por África porque el presidente planeaba hacer un anuncio relacionado con él.

Tillerson anunció que esta noche delegará sus responsabilidades en su "número dos", John Sullivan, y dejará el Gobierno el 31 de marzo después de resolver temas administrativos. Hasta entonces, se dedicará a resolver "algunos temas administrativos relacionados" con su salida del cargo y a asegurarse de que hay una "transición fluida y ordenada" para cuando Pompeo asuma el cargo, en caso de que sea confirmado por el Senado.

"Ahora vuelvo a la vida privada, como un ciudadano privado, un estadounidense privado", dijo este martes Tillerson en una declaración a los periodistas en el Departamento de Estado, en la que aseguró que había hablado por teléfono con Trump.

También ha querido agradecer "a los más de 300 millones de estadounidenses, gracias por su compromiso con una sociedad libre y abierta, con los actos de amabilidad los unos con los otros, con la honestidad y el trabajo silencioso y duro que hacen cada día para apoyar a este Gobierno con los dólares de sus impuestos", afirmó Tillerson.

La Casa Blanca informó de que el presidente estadounidense había escogido este momento para dar a conocer los cambios en su gabinete de cara a las negociaciones inminentes con Corea del Norte y sobre varios acuerdos de comercio.