Según ha indicado I-E en una nota, "básicamente el Gobierno de Navarra se convierte en abogado defensor, con algún maquillaje, de la opción más cara y con más daño medioambiental". "En vez de 21 kilómetros de túnel por la Sierra de Aralar el Gobierno de Navarra propone 19", ha censurado, para añadir que se trata de "maquillajes menores que no esconden el hecho de que el Gobierno foral se sume a la propuesta más cara y lesiva".

I-E ha criticado que "ello se pretende justificar en una 'duda' sobre la capacidad de la vía una vez realizada la conexión". "Un disparate que en modo alguno se justifica desde la defensa del interés general", ha expuesto, para opinar que "aquí los únicos intereses que saldrían claramente beneficiados serían los de las empresas constructoras que verían multiplicados sus beneficios al ver aumentado el coste de la obra en 1.300 millones de euros".

Izquierda-Ezkerra ha insistido en su "apuesta" por "un proyecto ferroviario para Navarra compatible para viajeros y mercancías con un tercer raíl y doble vía en su caso para la adaptación de ancho europeo, que conecte con agilidad y frecuencia las principales poblaciones de los dos corredores navarros".

A su juicio, "es indecente que el Gobierno de España se niegue a valorar y debatir sobre alternativas, que existen y son sostenibles económica y medioambientalmente, e imponga su modelo ruinoso y fracasado en todo el Estado de TAV, pero también es inaceptable y muy grave que el Gobierno de Navarra se sume de forma acrítica a esta imposición".

Finalmente, desde I-E se "felicitan" de que "hayamos evitado la firma de un nuevo convenio entre Navarra y el Estado desde los parámetros impuestos por el Estado". "No es suficiente para detener el disparate pero sí ha evitado que el Gobierno de Navarra sea legalmente corresponsable del TAV de la ruina", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Navarra.