El concejal responsable del Patrimonio municipal, Juan José Martínez, informa en una nota de que el Ayuntamiento ha decidido actuar "con absoluta inmediatez para garantizar la seguridad ante la situación de deterioro de este muro exterior, que representa un riesgo de desprendimiento tanto en el interior de la finca como en el exterior, que es una vía pública".

Martínez indicó que desde el Consistorio se ha valorado un informe inicial de la Gerencia de Urbanismo, de hace sólo diez días, que advertía de esta situación, apoyado también en un informe del área de Patrimonio histórico, al tratarse de un bien de interés cultural, en la categoría de monumento.

"Con esos informes en nuestro poder, hemos procedido desde la Junta de Gobierno a la adjudicación de estas obras de emergencia que se desarrollarán de inmediato", comentó.

Debido a la urgencia de esta actuación, el área de Patrimonio ha efectuado las correspondientes consultas a distintas empresas del sector al objeto de poder comprobar la aptitud e inmediata disponibilidad para poder acometer las obras en el plazo de 7 días, siendo seleccionada por tal motivo la sociedad limitada HEB Arecocanarias.

Aunque como reconoce el concejal, el inmueble demanda una actuación de rehabilitación más amplia y ambiciosa, la necesidad de garantizar la seguridad explica que inicialmente el Ayuntamiento acometa medidas de protección, con la instalación de vallas y túneles, por un importe aproximado no superior a 60.000 euros, antes de proceder a corto y medio plazo con una actuación integral de regeneración de esta edificación señera del urbanismo de la ciudad.

Durante las actuaciones se limitará el acceso a las zonas exteriores del edificio y se impedirá el tránsito de personas por las aceras urbanas, prohibiendo igualmente el aparcamiento de vehículos e instalando tres pasos de peatones provisionales mientras se ejecutan las obras.

En paralelo se garantizará un acceso protegido a la vivienda que hay en la esquina del edificio y se cerrarán los locales en semisótano que utiliza habitualmente la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, así como los locales ocupados por los sindicatos.