Un tranvía circulando por Barcelona.
Un tranvía circulando por Barcelona. Twitter de TRAM Barcelona

El gobierno de Ada Colau en Barcelona renunciará, por el momento, en el pleno del 23 de marzo que debe decidir el futuro del tranvía, a proponer la unión de los dos tramos existentes, el Trambaix y el Trambesòs, y apostará solo por alargar este segundo desde Glòries hasta Verdaguer con financiación pública, por un aumento de la participación de la administración en la gestión y por garantizar que la mejora de la rentabilidad recaiga en el sector público. Se trata de una opción que tiene más números de lograr el sí de los 21 concejales necesarios para que se puedan poner obras en marcha, pues podría conseguir la aprobación del PSC y ERC.

La teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, ha hecho pública este lunes la propuesta, que debe regir el protocolo de colaboración entre el Ayuntamiento y la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) para la ejecución de los trabajos y la posterior explotación de la que ha denominado "primera fase de la red tranviaria unificada", pues la idea es que en un futuro se pueda completar el trazado que faltará para lograr la conexión. El proyecto se incorporará al orden del día de la Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad del miércoles, donde se le dará trámite para que se pueda someter a votación en el pleno del día 23.

Sanz ha apuntado que esta propuesta responde a las demandas del PSC, que apuesta por empezar llevando el tranvía hasta Verdaguer, hasta que se consiga más consenso, y a las de ERC, que llevaba este tramo en su programa electoral y exigía concretar la gestión y la financiación para evitar que una inversión pública beneficiara solo a las concesionarias privadas. Asimismo, ha señalado que el objetivo es que una vez terminen las concesiones, en 2032, se implante un sistema de gestión pública directa.

En cuanto a la fecha de finalización de las obras, la concejal no ha concretado si será en este mandato y se ha limitado a señalar que si la propuesta se aprueba en el pleno de la semana que viene, se podrá desarrollar el protocolo y el convenio de financiación y será posible terminar los proyectos constructivos ferroviarios y de urbanización, para después llevarlos a licitación.

Preguntada acerca de cuándo podría ejecutarse el tramo que va de Verdaguer a Francesc Macià, Sanz ha dicho: "Paso a paso. El objetivo es ir avanzando".

La concejal, por otro lado, ha considerado suficiente el tiempo que queda hasta el día 23 para alcanzar un acuerdo con los grupos municipales y se ha puesto a su "disposición" para negociar.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.