Lambán y Nadal firman el convenio.
Lambán y Nadal firman el convenio. EUROPA PRESS

Los proyectos que se beneficiarán deben ser seleccionados antes del 31 de diciembre, ya que este convenio forma parte del Plan Miner 2013-2018. En rueda de prensa después de la firma del acuerdo este lunes en el Edificio Pignatelli de Zaragoza, Nadal ha remarcado la importancia de esta iniciativa, ya que estos fondos son una ayuda social en la reconversión de "un sector que ha experimentado una situación muy difícil a lo largo de los últimos años y que ha hecho un enorme esfuerzo". Ha incidido en que el sector ya es competitivo y mira de "tú a tú" a "a las mejores industrias mineras del mundo".

Respecto a las ayudas que están dentro de los fondos mineros, ha recordado que, además de estas para infraestructuras, están las de bajas incentivadas y prejubilaciones, las medioambientales y los proyectos empresariales generadores de empleo. En concreto, 396 mineros de Aragón se benefician de ayudas sociales, unos 6 millones de euros están destinados a la restauración del espacio natural afectado y unos 15 millones a con 68 proyectos empresariales.

Nadal ha llamado la atención sobre la cantidad de hojas que se han firmado en este convenio. Ha señalado que esto se debe a que se definen muy bien los objetivos que tienen que cubrir estas ayudas. "De esa manera sabemos que el dinero que se va a la minería del carbón está bien empleado".

"Las ayudas que se dan a la minería del carbón están intervenidas de una manera muy estricta, se está utilizando muy bien el dinero y está teniendo unos efectos muy deseados en la reconversión del sector y ayudas sociales", ha remarcado.

Ha explicado que estas ayudas se modulan año a año con los Presupuestos Generales del Estado, por lo podría tener más intensidad sin la prorroga de las cuentas.

IMPORTANCIA DEL CARBÓN

El ministro de Energía ha aprovechado para subrayar la importancia que tiene el carbón en España. Ha sostenido que es una de las formas de producción energética que "hoy por hoy" es "difícilmente prescindible".

Ha apuntado que si bien es verdad que el centro del sistema energético eléctrico es la energía renovable, que supone el 40 por ciento de la producción de nuestro país y van a ir aumentándolo "de aquí al 2020", este tipo de energía no puede dar los servicios de la base -producir durante 24 horas- y el servicio de punta -cubrir toda la demanda en momentos de grandes incrementos-.

"Necesitamos energías que estén operando 24 horas al día con seguridad, y aquí tenemos que elegir entre nuclear y gas, nosotros pensamos que es mejor la nuclear porque es más barata y no emite CO2", ha relatado. Respecto al servicio punta, ha explicado que el hueco térmico que se genera sólo puede cubrirse con una central de carbón o gas.

Ha reconocido que aunque el carbón es más barato emite más CO2. No obstante, ha observado que en el sistema se puede tener un 20 por ciento nuclear, un 20 por ciento de gas, un 20 por ciento de carbón, lo que emitiría el mismo CO2 que si se tiene todo de gas, pero sale "mucho más barato".

"Hemos pedido al operador del mercado que nos calculase que habría ocurrido en España si no hubiesen estado presentes las centrales de carbón en los últimos tres años, y sale que en el mejor de los casos habría habido una subida del precio del 18 por ciento, en el peor del 25 por ciento". Ha relatado que algo similar ocurre con la energía nuclear, por lo que la eliminación de las dos a la vez supondría, además de problemas del gestión del sistema, "un aumento de entre el 38 y el 65 por ciento del precio.

Nadal ha defendido que el carbón no es "incompatible" con los objetivos medioambientales porque el mix energético español tiene "otros elementos" que lo complementan, como la energía nuclear y las renovables. Además, ha incidido en que este tipo de centrales son necesarias para sostener el precio de la energía, algo esencial para la industria y, en concreto en Aragón, para la automoción o la agricultura.

"Es muy importante que la política energética se haga cumpliendo con los objetivos medioambientales pero, a partir de ahí, que el objetivo número uno sea que descienda el precio, por eso la postura del Gobierno de España es el sostenimiento del actual mix energético, que irá aumentando las energías renovables, pero necesitamos aún contar con el carbón", ha afirmado.

COLABORACIÓN

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha opinado que el convenio que han firmado este lunes se trata de una colaboración entre el Ministerio y la Comunidad para "el impulso económico de las comarcas mineras del carbón mediante el desarrollo de infraestructuras y proyectos de restauración de zonas degradadas por la actividad minera".

Ha apuntado que partir de ahora se pondrán en marcha los mecanismos de selección definitiva de los proyectos y de firma de los mismos antes de terminar 2018, para que se desarrollen en los años siguientes. Ha señalado que en el encuentro que ha mantenido con el ministro antes de la firma también han estado presentes la consejera de Economía, Marta Gastón, y el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde.

En este contexto, Lambán ha informado a Nadal sobre la firma del pacto en defensa de la minería realizado por Aragón, Asturias y Castilla y León. Así, le ha planteado un pacto nacional por la energía que incluya la transición hacia las energías renovables, bajo el imperativo de combatir "los efectos perniciosos" del cambio climático.

En este punto, ha insistido en la apuesta de su Gobierno por la permanencia de las centrales térmicas del carbón, y en particular de la Central Térmica de Andorra porque su supresión causaría "perjuicios muy notables" en las zonas en las que se realiza esta actividad económica y porque la presencia del carbón en el mix energético nacional sigue siendo "absolutamente fundamental para garantizar el suministro eléctrico en toda época del año a precios asequibles" para los ciudadanos y para la industria.

PRIORIZACIÓN DE PROYECTOS

El Gobierno de Aragón ha realizado ya una priorización de proyectos que, para ser subvencionados, deberán obtener el visto bueno del ministerio a través del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras (IRMC) y aprobarse por la comisión mixta.

El Ejecutivo autonómico, en colaboración con la Diputación Provincial de Teruel, representante de los municipios, las organizaciones empresariales y los sindicatos, elaboró ya en 2017 la relación de proyectos priorizados, que va a ser propuesta al IRMC.

En un plazo de un mes desde la firma del convenio, se constituirá una Comisión Mixta -compuesta por el presidente y dos miembros más del IRMC y dos representantes de la Comunidad Autónoma-, que elegirá los que se van a ejecutar. Acto seguido, en un plazo máximo de tres meses, se firmarán los denominados convenios específicos, es decir, proyecto por proyecto, que serán ejecutados durante los próximos años.

Las comunidades autónomas, en este caso el Gobierno de Aragón, deberá aportar el 25 por ciento del presupuesto destinado por el Ministerio. La cuantía presupuestaria concreta designada para cada región se conocerá una vez seleccionados los proyectos a realizar en cada una de ellas.

Los municipios aragoneses susceptibles de ser beneficiarios de estas ayudas son Albalate del Arzobispo, Alcorisa, Alloza, Andorra, Ariño, Calanda, Cañizar del Olivar, Castellote, Escucha, Estercuel, Foz-Calanda, Gargallo, Montalbán, Palomar de Arroyos y Utrillas en la provincia de Teruel, y Mequinenza en la provincia de Zaragoza.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.