María Jesús Álvarez e Ibo Álvarez, en rueda de prensa
María Jesús Álvarez e Ibo Álvarez, en rueda de prensa EUROPA PRESS

En una rueda de prensa ofrecida en Oviedo, han explicado que, por primera vez en la historia de las campañas de saneamiento ganadero, el índice de prevalencia de esa enfermedad en Asturias se situó por debajo del 0,1 por ciento en 2017. El requisito para que la Unión Europea declare a un territorio libre de esa enfermedad es que esté bajo ese umbral durante seis años consecutivos.

En concreto, el índice de prevalencia en Asturias en 2017 se situó en el 0,08% frente al 0,17% de 2016, lo que supone un 52 por ciento menos.

Álvarez ha explicado que Asturias ya cumple el resto de requisitos, como el relativo a establecer un sistema de identificación y registro de animales de la especie bovina, que las reses sacrificadas sean sometidas a un posterior examen oficial o el cumplimiento de los procedimientos de suspensión y retirada del estatuto del rebaño oficialmente indemne de tuberculosis.

"No debe bajarse la guardia y es preciso incidir en los puntos de mayor riesgo como son, entre otros, un mayor control de la tuberculosis en la fauna silvestre y en otros animales domésticos, la trashumancia, pastos comunales o movimientos de animales", ha apuntado al consejera.

El origen de las campañas oficiales de erradicación de la tuberculosis bovina en Asturias se remonta a la década de los ochenta, siendo obligatorias para todas las explotaciones desde 1986.

Álvarez también ha recordado que Asturias está ya considerada región libre de brucelosis bovina por la UE desde febrero de 2017 y de brucelosis caprina y ovina desde 2013.

Consulta aquí más noticias de Asturias.