Piercing en los dedos
La peligrosa moda de perforarse los dedos para ponerse un piercing. ARCHIVO

Comienzan a ser preocupantes las modas virales poco saludables que surgen a través de las redes sociales. Una tendencia (que no deja de resultar inquietante), aparentemente para mostrar amor y compromiso hacia la pareja, lleva a que la gente se perfore su dedo anular.

Sí, en lugar de llevar un anillo de los de toda la vida se ponen un piercing. "Creo que compartir el dolor de hacerse un piercing con la pareja genera un vínculo que será mayor que si solo compras un anillo de boda", dice un defensor de esta polémica práctica.

Atención: El vídeo que se muestra a continuación contiene imágenes que pueden resultar de mal gusto.

Algunos, hasta los combinan con sus medias naranjas. Los hay con brillantes, tachuelas, anillos implantados bajo la piel... Aunque la tendencia (dolorosa) de perforarse los dedos no es nueva, sí que ha aumentado drásticamente el número de personas que se lo están haciendo a raiz de la popularidad que cosechan las fotos que se comparten en Instagram y Pinterest.

Una moda peligrosa

Las perforaciones dérmicas suelen constar de dos piezas: una placa plana que se coloca debajo de la piel y una pieza de joyería intercambiable que se ve en la superficie.

Sin embargo, esta moda de colocarse piercing en los dedos conlleva riesgos para la salud. ¿Qué pasaría si se te hincha el dedo y no te puedes quitar el piercing?

Los médicos advierten del peligro que supone realizarse estas perforaciones. Si no se hace de manera profunda, comenzará a moverse, y si se pone muy hacia dentro, la piel comenzará a crecer sobre la zona que se ha perforado.

Además, un piercing en el dedo implica mayor tiempo de curación (cerca de un año) así que hay que tener mucho cuidado con que no se enganche con nada y limpiar bastante la zona para que no se infecte, ya que las manos están en contacto con todo tipo de gérmenes. De verdad, es mejor volver a la moda de las declaraciones con aguacates, que por lo menos, no te harán perder el dedo de la mano.