Fátima Báñez
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. EFE

La ministra de empleo y seguridad social, Fátima Báñez, considera que la brecha salarial de género no es solo responsabilidad de los Gobiernos, sino también de los sindicatos y de la patronal, los encargados de las negociaciones de los convenios colectivos y sectoriales, ha asegurado en una entrevista en Los Desayunos de TVE.

"Vamos a cambiar cosas, queremos una brecha salarial cero en España", ha asegurado la ministra para quién las movilizaciones del 8 de marzo, supusieron "una marea de compromiso a favor de la igualdad real", una buena noticia "que nos debe enorgullecer".

La titular de Empleo incidió en que los sindicatos y la patronal tienen un papel fundamental en reducir la brecha según la cual las mujeres en España cobran un 14% menos que los hombres. "En el salario base no hay diferencia, sí en los complementos sectoriales y en los pluses. Los he estudiado y el 60% se refieren a la antigüedad y disponibilidad, algo que perjudica a la mujer. Mientras que los complementos de productividad y calidad del trabajo, 30%, nos igualan".

De ahí que Báñez ha solicitado a los agentes sociales que "hagan un esfuerzo" para reducir la brecha salarial.

Sin embargo, además de los complementos, la titular de Empleo cree que hay que ayudar a la conciliación y conseguir horarios más racionales, principalmente porque se ha demostrado que la maternidad determina la diferencia salarial, según sus palabras.

Preguntada por medidas concretas para reducir la brecha de género salarial, Báñez ha añadido que el Gobierno está "receptivo" a propuestas para "sumar" y que en la Mesa de la Calidad del Empleo (en la que se sientan gobierno, patronal y sindicatos) "está cercano un acuerdo" para llegar a plantear a las empresas que den "información salarial desagregadas por sexo y auditorías sobre brecha salarial en las empresas con más de 250 trabajadores.

Sobre la propuesta del PSOE de sancionar a empresas en las que las auditorías revelen una brecha por género, el Gobierno asegura que está analizándola. "Estamos dispuestos a verlo porque estamos para sumar. La discriminación salarial no debe existir".