Oso pardo
Imagen de un oso pardo en el Valle de Aspe. WIKIPEDIA

 El Estado francés fue condenado a pagar una multa de 8.000 euros a dos asociaciones que lo demandaron por faltar a "su obligación de proteger al oso pardo en los Pirineos", según una sentencia del Tribunal Administrativo de Toulouse (sur del país).

El presidente de la asociación Pays de l'ours-ADT, Alain Reynes, confirmó a Efe que Francia tendrá que indemnizarles por una denuncia que presentaron de forma conjunta con FERUS-Ours en abril de 2015.

Las agrupaciones defensoras de esta especie, protegida desde 1971, recurrieron a la justicia para que se reconociera "la escasa política de protección del oso pardo" por parte del Gobierno francés.

La corte consideró que "las carencias de las autoridades nacionales constituyen un error que puede comprometer la responsabilidad del Estado".

En un comunicado conjunto, las asociaciones piden al Gobierno "programar a partir de esta primavera las primeras sueltas de hembras, con el fin de evitar la extinción del oso en los Pirineos occidentales, donde solo quedan dos machos".

En 2011, el Parlamento Europeo ya había alertado a Francia de "la situación crítica de la población de osos", recordaron los jueces en la sentencia.

Añadieron que en 2012 la Comisión Europea también había ordenado al Gobierno francés tomar medidas concretas para la supervivencia de la especie.