En declaraciones a Europa Press, fuentes de la empresa han considerado esta como una "buena noticia", que se adopta ante la situación de la plantilla, que se encontraba "muy preocupada". "Vamos a tomar otras soluciones que no afecten a la plantilla", ha remarcado, apuntando a medidas internas y de tipo productivo.

"Continuamos trabajando y en breve daremos más buenas noticias de aperturas de tiendas", han trasladado las mismas fuentes de la compañía, que en un comunicado ha reiterado su compromiso con Mos y Galicia y ha afirmado que "la actividad de la fábrica continuará con la dinámica habitual".

Fuentes sindicales, por su parte, han comunicado a Europa Press que de momento no han recibido ninguna notificación oficial por parte de la empresa, y que la última información sobre esta cuestión es que el lunes mantendrán una reunión con la dirección.

PROCESO DE EXPANSIÓN

En este ámbito, la dirección de la empresa ha explicado que la firma se encuentra inmersa "en un proceso de expansión internacional que conlleva diversos cambios en la actual metodología de trabajo motivados por la incursión en nuevos mercados".

En este marco, propuso el ERTE con el objetivo de "coordinar la organización con dichos cambios en el modo de producción, sin que ello implique la externalización de la producción". "La retirada del ERTE se ha llevado a cabo tras estudiar otras alternativas de índole productivo y dada la baja aceptación de la medida", ha remarcado.

La propuesta de la empresa pasaba por un ERTE para 100 días (cada trabajador afectado estaría regulado un máximo de 45 días) para 120 empleados del centro de producción de Mos -tanto personal del área de producción como de las oficinas y de administración-, y su objetivo era solventar un "problema de liquidez" puntual y asegurar la compra de materia prima.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.