En rueda de prensa, Millán se ha congratulado del acuerdo entre el Gobierno central y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que se traducirá en un decreto ley, lo que "significa un cambio sustancial en las circunstancias económicas y normativas que influyen sobre el Ayuntamiento".

Afirma que esto supondrá "un aumento evidente en las inversiones sostenibles y la flexibilización de la regla de gasto, pudiendo reinvertirse el superávit presupuestario de 2017, lo que supone que el gobierno de Espadas tendrá 86 millones de euros más para gastar", según los datos de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef).

"Todas estas circunstancias, que hemos conocido recientemente, hacen posible que el alcalde, por justicia y para cumplir lo firmado, rebaje la presión fiscal a los sevillanos", ha señalado Millán, "revirtiendo el catastrazo del diez por ciento que realizó el gobierno socialista de Espadas a comienzos de este mandato".

Millán ha recordado, en este sentido, que "Ciudadanos es el partido que baja los impuestos", razón por la que "firmamos un acuerdo presupuestario para todo el mandato en el arrancamos al alcalde el compromiso de bajar el IBI un diez por ciento si las condiciones económicas lo permitían, algo que ahora ocurre, por lo que debemos devolver a los sevillanos el esfuerzo que llevan años realizando".

"Los datos son claros", ha explicado Millán, señalando que "Sevilla tiene 86 millones de superávit por los impuestos que pagan los sevillanos, que además han visto mermada la prestación de los servicios públicos".

Afirma que "ahora que el Gobierno central ha quitado el corsé a los ayuntamientos, Espadas ya no tiene excusas para seguir llorando, por lo que debe dar a los sevillanos los servicios públicos que merecen y cumplir con el acuerdo alcanzado con Ciudadanos, completando la bajada del IBI un diez por ciento, tal y como firmó de su puño y letra".

Por todo ello, Millán ha finalizado insistiendo en que "los sevillanos llevan años realizando un esfuerzo que debemos revertir en sus bolsillos, algo que además servirá para impulsar la recuperación económica", por lo que ha exigido al alcalde que, tras la disminución del tres por ciento de 2018, "baje el IBI otro siete por ciento en las ordenanzas de 2019, completando la bajada del diez por ciento que revertirá el catastrazo con el que comenzó su mandato".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.