Mónica Cruz
Mónica Cruz, en una presentación. GTRES

Mónica Cruz ha salido al paso de las informaciones que se han publicado esta semana en la revista Semana y Vanitatis a raíz de una denuncia interpuesta por su exempleada del hogar Yajaira Paola de la Cruz, quien la acusa de obligarla a trabajar jornadas de 16 horas sin darle de alta en la Seguridad Social y falta de nóminas, según recoge el primer medio.

Después de que el abogado y jefe de prensa de su hermana Penélope desvincularan a la oscarizada actriz y a su marido, Javier Bardem, de la polémica, ahora es la protagonista de la historia quien ha explicado lo ocurrido a través de Instagram. "Me veo obligada a realizar este comunicado, pues las informaciones que se están dando por veraces son falsas y parciales", señala la artista de UPA Dance.

Según relata, fue a mediados de febrero de 2017 cuando invitó a Yajaira a España como Empleada del hogar y en abril de ese año ("tan pronto como se pudo") cuando se le contrató laboralmente. "Dicho contrato no podía entrar en vigor sin permiso de residencia, por lo que lo tramité" y se lo concedieron tres meses después. Pero no fue hasta finales de año, después de que Mónica le "regalara" un viaje a su país, cuando notó el cambio de actitud de la mujer.

"Comenzaron una serie de problemas que no debo relatar aquí, pues están en manos de la justicia. De tal forma me vi obligada a denunciarla el 13 de febrero de 2018 por las amenazas y chantaje a las que me sometió. Así las cosas, la información que alguien ha filtrado a los medios es parcial y falsa, y quien la ha proporcionado lo ha hecho de forma torticera, como medio de presión y, sin duda, en busca de un beneficio económico", asegura.