Los servicios de limpieza se vieron obligados a ir sumando efectivos "sobre la marcha" ya que el dispositivo preparado para recoger los restos de la fiesta se vio sobrepasado nada más comenzar la recogida, explicaron fuentes del Ayuntamiento.

"Nunca" en la historia de la capital, "ni en las típicas fiestas de Nochevieja en la Puerta del Sol", indicaron, se había acumulado una cantidad tan enorme de residuos, a lo que probablemente ayudaron las altas temperaturas, que invitaban a los participantes a ingerir grandes cantidades de líquidos, cuyos envases no pudieron absorber las papeleras del recorrido.


Por ejemplo, el 1 de enero de 2005 cerca de un centenar de operarios recogieron de la Puerta del Sol y sus alrededores unas 26 toneladas de basuras, en concreto, algo más de 26.000 kilos.

La limpieza de la Castellana tras la fiesta carnaval concluyó, según indicaron las fuentes, a las dos de la madrugada.

NOTICIAS RELACIONADAS: