Según ha informado el Ejecutivo balear, la mejora de la accesibilidad en el CEIP Sant Jordi es la segunda fase del proyecto y prevé una importante actuación de adecuación del centro. Las obras, han avanzado, se tendrán que realizar en verano, coincidiendo con el periodo de vacaciones de los alumnos.

El proyecto de reforma prevé la eliminación de barreras arquitectónicas y la mejora de la accesibilidad con intervenciones como el suministro y colocación de un ascensor adaptado en el interior del centro, lo que implica derrocar el forjado y el suelo, así como la transformación de las dos aulas pequeñas de planta baja en una y el cambio de una ventana.

Asimismo, se contempla la construcción de una escalera de evacuación con acceso al patio existente, lo que supone abrir una puerta en la planta primera y otra en la planta baja. Una vez publicado en el BOIB, todas las empresas interesadas pueden presentarse al proceso de licitación.

Esta actuación de casi 78.000 euros es una de las obras previstas en el Plan de Infraestructuras Educativas 2016-2023 para todas las Islas para responder de manera ordenada y objetiva a las necesidades estructurales que presentan los centros educativos de las Baleares.