El exdirector de los Mossos, Pere Soler (izquierda).
El exdirector de los Mossos, Pere Soler, llegando a la Audiencia Nacional (izquierda). ACN

La juez Carmen Lamela ha dictado libertad con medidas cautelares para el exdirector de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler. La juez le impone comparecencias quincenales y la prohibición de salir España.

La juez ha rechazado la fianza de 100.000 euros solicitada por la Fiscalía y le impone únicamente la retirada del pasaporte y acudir cada 15 días al Juzgado por un delito de sedición por la inactividad de los Mossos el 1 de octubre.

Tras la declaración de Soler empieza en la Audiencia Nacional la declaración del exsecretario de Interior César Puig, segundo del exconseller Joaquim Forn.

En la causa por sedición

El ex director de los Mossos d'Esquadra Pere Soler -quien fuera jefe del mayor Josep Lluis Trapero-, y el ex secretario de Interior César Puig -segundo del exconseller Joaquim Forn- declaran este viernes como investigados ante la juez Carmen Lamela en la causa por sedición relativa a la actuación de los Mossos el 1-0.

Ambos han llegado poco antes de las nueve de la mañana a la Audiencia Nacional. El primero en acudir a su cita con la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha sido Puig, a las 8.40 horas y acompañado de su abogado Jaume Alonso Cuevillas, uno de los letrados en España del expresidente catalán Carles Puigdemont.

A las 8.48 llegaba Soler, también acompañado por su abogado, del despacho de Cristobal Martell, y al igual que Puig ha rehusado hacer declaraciones a los periodistas que esperaban a la entrada.

Esta citación se produce después de que Trapero compareciera el 14 de febrero por tercera vez ante la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que rechazó imponerle la fianza de 50.000 euros que reclamó para él la Fiscalía, por lo que quedó con las mismas medidas cautelares que ya tenía -entre ellas, la retirada del pasaporte y la prohibición de salir de España-.

La juez ha emplazado a estos dos nuevos investigados a petición de la Fiscalía, que pidió hace unas semanas ampliar la investigación por la inactividad de los Mossos el 1-0 a estos dos exaltos cargos.

El teniente fiscal Miguel Ángel Carballo solicitó llamar a Soler y Puig -este último segundo del exconseller Joaquim Forn que se encuentra en prisión junto a Oriol Junqueras y los "Jordis"- por su "decisiva actuación en los hechos objeto del procedimiento" que hasta el momento se había ceñido al asedio a la Guardia Civil el 20 de septiembre y ahora se extiende ya al 1-O .

El fiscal cree que la inacción de los Mossos "siguió la pauta anunciada previa y públicamente por los responsables políticos Joaquim Forn, Pere Soler Campins, director de los Mossos, y en la medida correspondiente César Puig", contando con el apoyo de Trapero.

"No consta que ninguno de ellos llevase a cabo actuación alguna para evitar el referéndum, sino más bien al contrario", asegura Carballo en su escrito de 30 folios en el que apunta a la inexistencia de "un verdadero dispositivo orientado a impedir la celebración del referéndum".

Sostiene que hubo "una actuación policial coordinada y sujeta a previas instrucciones de los Jefes de Mossos d' Esquadra y por ende de los responsables de la Consejería de Interior de la Generalitat, en última instancia responsable de la convocatoria del referéndum ilegal, como el Director de los Mossos y el Secretario de Interior".

Siendo de "especial relevancia el papel desempeñado por los Mossos d'Esquadra", ya que "su capacidad investigadora e 'intimidatoria' al servicio de la organización y de los fines independentistas era, y fue, imprescindible para proteger las acciones dirigidas a la celebración del referéndum"

Consulta aquí más noticias de Barcelona.