Edificio de los Juzgados de Valladolid.
Edificio de los Juzgados de Valladolid. EUROPA PRESS

En su auto, al que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas, el titular del referido juzgado, César Gil Margareto, apunta que, practicadas las diligencias de investigación oportunas, procede el sobreseimiento provisional de la presente causa tras advertir de "de lo actuado no aparece debidamente justificada la perpetración del delito que ha dado motivo a la formación de la misma", de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 641-1º y, en su caso, en el artículo 779.1.1ª de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Los hechos se produjeron el 31 de enero cuando agentes de la Policía Municipal comparecieron en comisaría presentando en calidad de detenido a un hombre de 44 años, por la comisión de un presunto delito de violencia doméstica.

Contra la resolución del juez instructor cabe recurso de reforma y subsidiario de apelación ante la Audiencia de Valladolid, dentro de los tres días siguientes desde su comunicación.

LA ALERTA DEL AGENTE TUTOR

La intervención comenzó cuando el Agente Tutor de un colegio de la zona centro fue alertado por trabajadores del mismo de que una de sus alumnas, de 4 años, presentaba lesiones y que ella misma manifestaba que habían sido producidas al parecer por su propio padre.

Personados en el centro educativo, los policías se entrevistaron con la dirección, profesorado y asistentes sociales, tanto del propio centro como del CEAS correspondiente. Estos les confirmaron que esta alumna presentaba lesiones (contusiones, arañazos ...), que no era la primera vez, y que ella misma había manifestado que era su padre el que "la pegaba cuando llegaba a casa enfadado".

Sobre las 13.50 horas, cuando los padres se acercaron al centro educativo a recoger a la niña, el padre fue detenido, se le informó del presunto delito que se le imputaba así como de los derechos que como tal le asisten, siendo finalmente trasladado a dependencias policiales, donde quedó a disposición de la autoridad judicial y siguiendo instrucciones de ésta, cuando acabó la atención sanitaria de la menor, la víctima quedó a cargo de su madre.

Desde ese momento se activó el Servicio de Asistencia Victimas de Violencia Doméstica (SAVVD), que siguiendo su protocolo de actuación, trasladó a la menor a un centro sanitario para ser asistida y a la vez reconocida por el médico forense. Igualmente dieron conocimiento de estos hechos a la Fiscalía de Menores y al Juzgado de Instrucción de Guardia correspondiente.

En la actualidad, la niña se encuentra bajo la tutela de la Junta de Castilla y León.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.