La mayoría, unas 1.420, han sido mujeres frente a 850 hombres. La cifra total no incluye el personal docente, estatutario ni de Justicia que, a fecha de hoy, aún está en proceso de contabilizar, según ha informado la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad.

Se trata de datos extraídos a partir del Sistema Integral de Control Horario (SICHO) que, por otra parte, adelantan que el seguimiento del primer paro de dos horas previsto para hoy se situó en torno a las 362 personas en la Administración General, de las que el grueso, 328, han sido mujeres, frente a 34 hombres.

Como se recordará, hoy coincidían la convocatoria a la huelga de 24 horas junto con el derecho a ejercer tres paros de dos horas de duración cada uno a realizar a las 11.30 y 13.00 horas, el primero; entre las 16.00 y 18.00 horas, el segundo, y entre las 22.00 y 23.59 horas, el tercero.

Los datos de los que dispone hoy el Gobierno de Canarias se refieren solo a los del personal de la Administración General que ejerció el derecho a la huelga de 24 horas y el primero de los paros parciales, pero no son definitivos.

Tal y como aclaró ayer el director general de la Función Pública del Gobierno de Canarias, Francisco Rodríguez, en relación a la huelga de 24 horas, el personal de la Administración de la Comunidad Autónoma no tiene el deber de comunicar ni antes ni durante el ejercicio que hagan del derecho a la huelga.

Por este motivo, Rodríguez reitera hoy que el personal que así lo quiso hizo constar el ejercicio de su derecho a la huelga, si bien en el SICHO dispone de hasta siete días para hacerlo. En caso de no hacerlo, la propia Administración lo hará de oficio tras las comprobaciones oportunas.

En consecuencia, el dato definitivo de la huelga de 24 horas se conocerá una vez agotado el plazo de siete días antes referido. Por otra parte, la Dirección General de Función Pública trabaja en la contabilización del dato de la participación en los tres paros con la idea de facilitarlo lo antes posible. Según los datos obrantes, se han cumplido los servicios mínimos.