En la plaza de España, frente a las escaleras de la Diputación Provincial de Zaragoza, las trabajadoras de los medios de comunicación portaban distintos elementos de color morado (que simboliza a las mujeres) como brazaletes con la leyenda "PRENSA", lazos en la solapa, carteles con el lema '#lasperiodistasparamos', globos, y alguna hasta los labios pintados en ese color.

La redactora del Centro Territorial de TVE en Aragón, Sagrario Sáiz, ha leído un manifiesto y al finalizar las asistentes han depositado dentro de un círculo, formado con un cordel morado, los objetos con los que realizan su trabajo.

Micrófonos, grabadoras, libretas, cuadernos, bolígrafos, smarphones, tablets, reproductores de sonido profesional, cámaras de fotos y una reproducción de una cámara de TV han ido llenado el círculo.

"Esperamos que sea un punto de inflexión y parece que puede ser porque durante muchos años se ha celebrado el Día Internacional de las Mujeres, pero era una como una festividad con una manifestación por la tarde y no había conciencia de la situación de las mujeres de lo que se podía hacer y esta claro que hoy es un punto de inflexión", ha expuesto Sagrario Sáiz.

MUNDIAL

"Estoy entusiasmada y asombrada por el efecto que está teniendo en España y en otros países porque es una convocatoria mundial", ha enfatizado. "Aquí hay una marea increíble de mujeres que nos hemos sumado y esto no tiene que quedar aquí, sino que tiene que seguir y los resultados se tienen que visibilizar", ha exigido.

En declaraciones a Europa Press, Sagrario Saíz ha relatado que la discriminación de la mujer, "al igual que en el resto de profesiones y estamentos de la sociedad también se produce en los medios de comunicación".

"Hay situaciones de acoso laboral y también sexual", ha aseverado para detallar que además las mujeres tienen los peores trabajos, ganan menos que los hombres y además se hacen cargo de los cuidados de los mayores y de los niños sin que cuenten con mucha ayuda. "Las periodistas tenemos los mismos problemas que las mujeres de otras partes del mundo y por eso nos sumamos a esta convocatoria mundial", ha enfatizado.

Sagrario Saíz ha apuntado que en Aragón los roles son "exactamente los mismos". "No hay casi ninguna mujer que dirija un medio de comunicación, y en los mandos intermedios hay alguna más, pero somos pocas las que alcanzamos esos puestos. Además, la precariedad laboral es igual en Aragón que en otros sitios y también las mujeres desempeñan los peores trabajos", ha remarcado.

MANIFIESTO

En el periodismo, los hombres ocupan las tres cuartas partes de los cargos de máxima responsabilidad y dos tercios de los puestos de toma de decisiones sobre los contenidos.

En Aragón, el parto entre los hombre periodistas es del 35 por ciento y el de las mujeres del 65 por ciento. El 91 por ciento de los expertos y el 82 por ciento de los portavoces consultados en los medios generalistas son hombres.

Son algunos datos del manifiesto que ha leído Sagrario Saíz referentes a la Comunidad Autónoma de Aragón ante la atenta mirada del resto de colegas y de los ciudadanos que se han congregado para arropar a este colectivo.

"Mujeres periodistas de decenas de medios y agencias y comunicación, gabinetes de prensa y, en general, trabajadores de medios y empresa periodísticas apoyamos la huelga general feminista convocada para este 8 de marzo" e "instamos a todas las compañeras a que se sumen a la movilización en la medida de sus posibilidades y circunstancias", ha leído.

"Todas sufrimos el mismo machismo que las mujeres del resto de sectores -precariedad, inseguridad laboral, brecha salarial, techo de cristal, acoso sexual, ninguneos-, pero con las particularidades asociadas a nuestra profesión", ha indicado.

Asimismo, ha explicado que ante la "relevancia social" de este trabajo "mostramos también nuestra preocupación por la visión parcial de la realidad que tantas veces ofrecen los medios y en la que falta la presencia y aportaciones de las mujeres; el feminismo también es necesario para mejorar el periodismo".

"Por eso, en este 8M exigimos a los medios de comunicación y empresas periodísticas que tengan en cuenta nuestras reivindicaciones", ha dicho.

BRECHAS Y DISCRIMINACIÓN

"La brecha salarial es una realidad en nuestro sector" y por eso "exigimos a las empresas transparencia salarial y una revisión de categorías, complementos y criterios profesionales que permitan acabar con ella", precisa el manifiesto.

Sobre el techo de cristal, afirma que "las direcciones de los medios y empresas periodísticas están copadas por hombres" y "reivindicamos nuestro derecho a ocupar puestos de poder y responsabilidad y a que se nos tenga en cuenta en las promociones profesionales para puestos intermedios".

En materia de precariedad, "sufrimos niveles de temporalidad superiores a los de nuestros compañeros" y "de las misma manera denunciamos la inestabilidad de las compañeras freelance y de las falsas autónomas, una situación de precariedad que se ha hecho habitual en los últimos años".

El manifiesto señala, sobre corresponsabilidad y cuidados, que "las dinámicas de trabajo priorizan el presentismo y la libre disposición y son ajenas a las necesidades de cuidado que tienen todas las personas. Creemos que la corresponsabilidad y la flexibilidad no debe ser un asunto de buena voluntad, sino una prioridad que las empresas deben asumir para que estas tareas se repartan por igual entre mujeres y hombres. Como en otros sectores, una ausencia de conciliación real perjudica más a las mujeres, que acaban modificando o recortando sus horarios para poder cuidar e incluso abandonando su empleo o cambiando de profesión".

El texto también afirma que "son muchas las periodistas que han sufrido por parte de sus compañeros y superiores, pero también de fuentes, situaciones de acoso sexual". Por otro lado, "el ninguneo, la condescendencia, el paternalismo y los 'mansplaning' están a la orden del día en las redacciones y fuera de ellas, en nuestra actividad diaria. Como profesionales de la comunicación sufrimos acoso online, además de comentarios violentos y machistas en nuestras piezas informativas".

CÓMPLICES

El manifiesto sostiene que "los espacios de opinión y las tertulias están masculinizados", aunque "hay más que suficientes mujeres periodistas y expertas que pueden equilibrar esos espacios".

Añade: "Mirada parcial y preocupación por los enfoques. Todas estas brechas que sufrimos las periodistas tienen consecuencias, también en los contenidos y en los enfoques de los medios de comunicación. La visión de la realidad que transmiten es, muchas veces, parcial y está sesgada porque no tiene en cuenta en la misma medida las experiencias, los relatos y las vivencias de las mujeres, que, a menudo, son tratadas como personajes secundarios o con estereotipos. Un ejemplo es el tratamiento de la violencia machista que en muchas ocasiones sigue culpabilizando a la víctima. Las primeras páginas, las aperturas de medios e informativos son decididas por hombres".

Finalmente, se insta a la audiencia, lectores y lectora "a ser cómplices de nuestras demandas", para precisar que "las mujeres firmantes de este manifiesto lo hacen a título individual y no queremos que ningún partido político, sindicato o medios de comunicación se apropie de nuestras reivindicaciones".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.