El pasado 26 de febrero, en un local comercial de Ibiza, una mujer se autolesionó con un cúter en diferentes partes del cuerpo, para instantes después coger un cuchillo y clavárselo en el abdomen.

A raíz de las propias manifestaciones y declaraciones de la víctima, se supo que dos individuos, uno de ellos su pareja sentimental, la mantuvieron privada de libertad durante tres días en un domicilio. Además de la privación de libertad, la mujer relató que había sido objeto de unos masajes muy lesivos que culminaron con una agresión sexual.

Tras las labores policiales, en total dos personas han sido detenidas en Ibiza.