Paz Fernández Borrego
Paz Fernández Borrego, una de las tres mujeres desaparecidas en el Principado de Asturias. AGENCIA ATLAS

El cadáver de Paz Fernández Borrego fue encontrado este martes en el embalse de Arbón a doce kilómetros de la localidad de Navia. La mujer de 43 años se había desplazado a Navia desde Gijón, allí alquiló una habitación en la pensión San Francisco y aunque hubo personas que vieron a Paz durante el día, la policía perdió su rastro por la noche.

Localizaron su coche a seis kilómetros de la pensión en la que se alojaba y la señal de uno de sus teléfonos se detectó en Busmargalí un núcleo situado a unos dos kilómetros de Navia.

Ahora la autopsia ha desvelado que Paz Fernández Borrego sufrió una muerte violenta y además según ha asegurado el diario Nueva España, el asesino de la mujer le golpeó en la cabeza con un objeto contundente causándole numerosas fracturas en el cuello y en el cráneo.

Una vez fallecida el autor de los hechos arrojó el cadáver al embalse de Arbón. Allí un piragüista fue quien encontró el cuerpo en alto grado de descomposición. Todas las pruebas apuntan a que el cuerpo de Paz Fernández llevaba en el pantano desde el día de su desaparición. Esto ha dificultado mucho la labor de los médicos forenses.

El paraje donde fue encontrado el cadáver es de muy difícil acceso y por ello se ha determinado que el autor de los hechos conocía perfectamente la zona.

El Instituto de Medicina Legal de Oviedo sigue investigando distintas muestras del cadáver. Algunas de ellas podrían determinar si fue agredida o no sexualmente, pero esto será algo difícil de probar pues el cuerpo ha estado tres semanas en el agua.

Los investigadores, tal y como afirma el diario asturiano, cuentan con un sospechoso que fue visto con la fallecida la noche en la que fue declarada desaparecida. Según algunos testigos ya se ha elaborado un retrato robot que los agentes han proporcionado a personas relacionadas con el caso.

También se ha podido saber que las autoridades están siguiendo la señal de un teléfono móvil localizado a ocho kilómetros de donde encontraron el cadáver.

La Guardia Civil se mantiene en silencio, pero según fuentes cercanas a la investigación la detención del asesino de Paz Fernández podría efectuarse en cuestión de poco tiempo.